Acerca de las Drogas Opiáceas

Temas relacionados con la heroína, la metadona y los opiáceos
Responder
Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 04 May 2014 23:46

*

“No puedo aguantar mucho tiempo en un cine… apenas puedo leer un periódico… no puedo comprender qué placer o alegría buscan los hombres en las cafeterías, en los deportes, escuchando música, viajando..." “Si, el mundo tiene razón… Soy el lobo estepario en un mundo que le es extraño”

Herman Hesse "El lobo Estepario"


Hola a todos,

Este fragmento de la célebre novela de H. Hesse en la que hay tanto de autobiográfico como de ficción, sintetiza las características propias de una crisis existencial, pero traduce también un estado depresivo mayor. Una apatía vital similar a la que tarde o temprano suele conducir la adicción.

Aunque sepamos que existen trastornos previos no tratados susceptibles de llevar al abuso de drogas, en la mayoría de los testimonios reflejados en este foro se trasluce un estado depresivo. Pese a que pueda confundirse tal estado de ánimo con el inducido por sustancias y no sea fácil concluir si fue la depresión la que condujo al abuso de drogas o si fue este último el causante de la depresión, hoy en día la drogadicción es abordada de forma multidisciplinar. Se ha ido implantando progresivamente en la práctica médica la prescripción de fármacos antidepresivos para compensar el síndrome deficitario que, en sus primeras fases, conlleva el abandono de drogas. En cuanto a la administración temporal o permanente de Metadona/ Suboxone, estos fármacos siguen siendo el tratamiento de elección para aquellos pacientes dependientes de la H que no han respondido a otras alternativas.

Atrás queda el testimonio de Royp, una historia con el viento a favor aunque no por ello menos edificante. Nos contó que iba mejorando y su ausencia de este foro permite deducir que esa mejoría se mantiene. Frente a la desesperanza de Hamal y a su irremediable y definitiva rendición a la Metadona, ante la resignación lineal de Kilki, dependiente de un tratamiento interminable, se alzan las voces de Zarathustra y de Limones que persisten en su intento de liberarse de una atadura que condiciona negativamente sus vidas. Semblanzas tristes y pautadas, relatadas desde diferentes etapas de un trayecto cuyo destino final todos conocemos. Historias que ellos mismos analizan de manera tan objetiva como acertada, aunque con frecuencia se sorprendan, sobrecojan y desanimen ante el decalage existente entre el propósito entusiasta de hoy y la deprimente acción de mañana, como si un oscuro mecanismo truncase sus voluntades y tuviese el poder de echar por tierra todo intento terapéutico. El hecho fundamental es que la drogadicción no es tan solo un asunto de voluntad, las dificultades psicosociales a las que se enfrenta el adicto limitan y restan fuerza y dinamismo a esa voluntad dificultando el propósito de traducir la decisión en acción. De ahí la importancia a la que siempre nos remitimos de ponerse en manos de profesionales y de contar con un sólido soporte sociofamiliar.

Zarathustra escribía: “Pero existe un enfoque que puede ayudamos: enmarcar cualquier decisión que afrontemos preguntándonos ¿me producirá felicidad?” Un recurso defensivo y sensato aunque tal vez excesivamente ambicioso cuando nos referimos a drogas si tenemos en cuenta que un consumo produce, al menos, unas horas de bienestar/felicidad. La pregunta debiera quizás formularse en términos más realistas: ¿ese consumo contribuye en algo a mi salida de este infierno?

Limones, por su parte, afirmaba: “Porque el pensar que no debo hacerlo lo he hecho muchísimas veces, he estado por horas diciendo no vayas, no vayas, y VAS". Un mecanismo inducido por nuestra parte emocional ajeno completamente a la racional, una trampa más del subconsciente que es a la postre el que determina buena parte de nuestras decisiones pese a que estemos convencidos de lo contrario. Ser conscientes de ello, cuando de decisiones importantes se trata, puede gradualmente ayudar a evitar ese “VAS”.

A pesar de que apreciar o relativizar la vida, de que disfrutarla o padecerla sea tanto una cuestión de predisposición personal como de circunstancias, lo que en este foro se percibe es una alta valoración de lo que ella significa y de su trascendencia. Y sin embargo, una AUTODESTRUCCIÓN inconsciente -reminiscencia tal vez de una niñez/adolescencia atormentada o de conflictos internos no resueltos- sigue filtrándose en algunas páginas. Sentimientos de inseguridad, tristeza y soledad que la droga temporalmente alivia y a la larga siempre acentúa. Nada minimiza la gravedad de la drogodependencia y los problemas médicos asociados, ninguna causa por justificada que sea disminuye la dramática incidencia que el abuso de drogas tiene en la vida de los que la padecen. Pero importa tomar conciencia de lo relativo de unas circunstancias que aun no habiendo sido asimiladas cuando debieron serlo, urge ahora depurar y tratar ante el peligro real de una deriva hacia la AUTODESTRUCCIÓN. Lo que se apuesta en este siniestro tablero de juego es la salud o la enfermedad y, en ocasiones, la vida o la muerte.

Que nadie interprete este escrito en términos de incomprensión por mi parte. Todo lo contrario, estoy implicada en esta lucha precisamente por entenderla y sobre todo por tener la certeza de que ganarla es posible.

Helena
Última edición por Helena el 05 May 2014 14:37, editado 1 vez en total.

Avatar de Usuario
Zarathustra
Mensajes: 223
Registrado: 21 Jun 2013 02:47

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Zarathustra » 05 May 2014 10:30

Si Helena !
Yo tambien me he sentido y siento a veces como H. Hesse...
Son sentimientos que forman parte en un proceso de adicción y concretamente se maximizan en el tema Drogas.
Has respondido aquí, pero podemos extrapolarlo a los demás post del foro...
Depresión : causa o efecto? Quien sabe! Creo que es imposible responder a esta pregunta pues va de un extremo al otro.
Lo que si sé, es que he probado muchos de los antidepresivos que existen en el mercado y nunca con resultados deseados.
A Royp, le envio un saludo y se que está bien.
Cuando tuve depresión visité un foro en el que se hablaba de ello. Cuando la depre pasó, ya no neceitaba visitarlo...
Otro motivo o circustancia por la cual dejas de escibir en el foro" es un consumo puntual. Ese consumo de cualquier sustancia
nublará la toma de decisiones y pondrá en peligro la recuperación y más si esa sustancia es la H.
Supongo que todos estamos en este foro en busca de respuestas , sentirse [email protected] y a la vez comprensión ...
A la pregunta : ¿ese consumo contribuye en algo a mi salida de este infierno? Yo diria que en vez de más realista es más objetiva...y que con ello
se entiende mejor, entonces me parece estupendo.
Entiendo tu percepción del foro y lo que en estos momentos sucede ... Se que a veces pude resultar dificil hacer una elcción y tomar una decisión...
A la de veces tambien puede ser frustrante...
He leido que solo estás involucrada "Lateralmente " en este tema. Me alegro por ti y de conocer tu posición frente a este tema.
No por ello tus aportes dejan de ser valiosos y bastante objetivos.

Todo se reduce a que las personas que entran en nuestras vidas nos sirven de espejos. Ellas aparecen porque en nuestra mente hemos creado un modelo que atrae a este tipo de personas o situaciones. Atraemos lo semejante porque vibramos en esa misma frecuencia. Ellas nos muestran nuestras creencias en la realidad que creamos. Utopías y Realidades Universales
Imagen

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 05 May 2014 15:25

*

He leido que solo estás involucrada "Lateralmente " en este tema. Me alegro por ti y de conocer tu posición frente a este tema.

Todo se reduce a que las personas que entran en nuestras vidas nos sirven de espejos. Ellas aparecen porque en nuestra mente hemos creado un modelo que atrae a este tipo de personas o situaciones. Atraemos lo semejante porque vibramos en esa misma frecuencia. Ellas nos muestran nuestras creencias en la realidad que creamos.


Hola Zarathustra,

Así es, entendiendo por "lateral" no estar en el centro del problema, no vivirlo en primera persona, aunque lo comparta.

No siempre atraemos lo semejante, con frecuencia la atracción se da precisamente entre polos opuestos por una cuestión de complementariedad. Yo te diría que ni lo uno ni lo otro es bueno, semejanzas excesivas resultarían tremendamente tediosas y desigualdades muy marcadas crearían infinidad de conflictos. El término medio -afinidad en ciertas áreas, contraste en otras- es definitivamente el que mejor me conviene.

Saludos
Helena

Avatar de Usuario
Hamal1xj
Mensajes: 640
Registrado: 28 Ene 2013 16:04

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Hamal1xj » 05 May 2014 22:52

------------

PERDÓN...


pero el dolor es la mayor mierda que existe. Lo siento.

Hoy, 6 de Mayo del presente, a las 00:00 empiezo a tener abundante lagrimeo con bostezos compulsivos y concomitantes, más intensos cada vez, y que no soy capaz de controlar. El caso es que me faltan unas 6 horas para que me toque tomarme la dosis correspondiente al día de hoy, y a buen seguro que me la tomaré bastante antes, porque no pienso aguantar toda la noche así de esta manera. El Trankimazín no suprime ni alivia el síndrome de abstinencia de índole morfínico. A lo sumo sólo consigue disminuir un poco la ansiedad y el nerviosismo, pero nada más y sólo eso. No soluciona nada más, y cuanto más te tomes en el mono más riesgo corres de sufrir una crisis tóxica por benzos convulsiva.

±
Hamal1xj

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 06 May 2014 01:11

*

Y sin perdón, Hamal,

El dolor, esa sensación física o anímica, es de las más dura de soportar.

Te faltan unas horas para aliviar tu malestar –que no dolor-, habla con alguien, escribe, lee, escucha tu música preferida, haz cualquier cosa que pueda distraerte y verás que ese malestar pasa a un segundo plano.

Hace algunos años sufrí una intervención cuyo posoperatorio fue extremadamente doloroso. Me pasaba como a ti, a partir de cierta hora miraba con desesperación el reloj ansiosa de que pasase el tiempo para tomar la siguiente dosis de un potente analgésico. Aquello no tenía remedio…

Pero pasó algo muy curioso, todas las tardes venía a visitarme una persona muy especial para mí y pasábamos horas charlando animadamente. Durante ese tiempo yo no era consciente de otra cosa que no fuera él. Aquella presencia me acaparaba por completo. Sin embargo, cuando se iba, aquel insoportable dolor volvía a aparecer y caía entonces en la cuenta de que había olvidado la dosis correspondiente a 4/5 horas antes…

No fue sino mucho tiempo más tarde que recordé aquel episodio y no te imaginas cuánto me ha hecho reflexionar. Que aquella persona con su sola presencia tuviese el poder de hacer desaparecer el dolor era algo tan fantástico como increíble. Hechos tan extraordinarios son los que paulatinamente me llevaron a creer en el poder de nuestra mente. En la fuerza de la sugestión.

Sé que lo que cuento no se puede crear artificialmente, cuando te duele algo no siempre aparece por la puerta de tu habitación esa presencia mágica capaz de suprimir el dolor, pero quedan otras alternativas como las señaladas más arriba, la distracción, el enfocarse en algo que te interese de verdad, mientras llega la ansiada hora de tomar esa dosis que tanto te alivia… Inténtalo, al menos.

Buenas noches.
Helena

Avatar de Usuario
Hamal1xj
Mensajes: 640
Registrado: 28 Ene 2013 16:04

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Hamal1xj » 07 May 2014 04:59

------------------

HOY...


en este paso célebre del sexto al séptimo del Toro, ya más adelante explicaré el porqué yo ahora digo esto de pasada, me he tomado la cotidiana correspondiente al día de hoy a las 00:15, es decir, un poco traspasado ya el umbral de la falsa media noche que nuestro horario de verano romance nos procura tras un par de trankimazines previos una hora antes que la Dolofina, y todo se ha normalizado como por arte de Magia-Potagia, eso sí, esperé a que volvieran como en el transcurso de3l día anterior que ya describí aquí mismo así de forma muy somera a que me volviesen los bostezos y las lágrimas dichosas como primeros síntomas definitorios e inexorables sinequanon de una entrada inequívoca y unívoca de un síndrome de abstinencia característico de Opiáceos, para así disfrutar con el efecto de la Metadona cuando ésta los suprime de cuajo y al cabo de unos 45 minutos. Y esto es así y es que no hay otra, motivo por el cual he aprovechado esta noche de clarividencia metadónica o dolofínica para poner a punto el ordenador, tarea que a mí personalmente suele terminar destrozándome el santo aguante y los nervios, razón de peso por la cual casi siempre suelo aprovechar estas situaciones de asueto químico-farmacológico para emplearme en estos menesteres que implican una gran capacidad de concentración, que paradójicamente, muy paradójicamente algunos dirán, a mí esta estirpe de droga o de sustancia me permite, me induce estos estados paradójicos en lugar de adormecerme y tirarme, será más bien una cuestión de tolerancia pura y dura en vez de clarividencia inducida químicamente, pero sea como fuere a mí me sirve y me resulta. Y de todo ello se deriva una situación positivamente productiva al mismo tiempo que estoy bien dentro de la piel y no necesito nada que me alivie malestares, malos humores ni disforias *meretrizas.

Así estoy yo, Helena querida, y ahora reúno en mi santa y variopinta persona dos adicciones simultáneas a las que veo mala salida si no es a base de una drástica subida en mi dosis diaria de la Dolofina. Y presentar de nuevo el tema, este tema en concreto, me da dolores de barriga que no lo son por culpa de síndrome de abstinencia alguno ni nada que se le parezca sino porque mi propio programa, al que yo me encuentro adscrito es de los de perfil muy alto, y entonces no necesito explicarte lo que eso significa; lo entiendes ya perfectamente. Son programas buenos pero que no suelen ponértelo fácil en las cuestiones que refiero, si bien responden muy bien si tú y de la misma manera haces lo mismo con ellos y no les das motivo alguno que genere desconfianza por su parte, me entiendes. Mi relación con mi médico es magnífica, ya te he contado algo de como luego con el tiempo y la confianza te van aflojando amarras, algo que se agradece muchísimo cuando ya llevas mucho tiempo adherido a un programa de estos tipo de mantenimiento.

Y bueno, amiga, como bien sabes y dices, yo ya lo tengo clarísimo, y no contemplo decalajes ni reducciones progresivas de dosis en lo que me quede de terapia. Tan sólo intento ir capeando como mejor puedo el síndrome inherente de LA TORERANCIA, y el hecho de presentarlo, enfocarlo y encauzarlo de la mejor manera posible de tal forma que nadie se sienta incómodo, y mucho menos yo, que llegado el caso hipotético de que no supiera presentarlo bien y como es debido hacerlo la historia se me volviese en contra y sufriría yo las consecuencias; yo y nadie más, no te quepa duda alguna. Yo no puedo permitirme el quedarme colgado en un Programa de este tipo, que por otra parte y dicho sea, he llegado a valorar y saber concederle todas la importancia y gravedad que se merece, que es mucha, así como el trabajo y la responsabilidad de aquellos que los han puesto en funcionamiento y en marcha y los están llevando a cabo. Todo mi respeto para ellos. Que serían ideales Los Programas de Heroína,... pues sí, yo soy el primero en decirlo y en reivindicarlos si es preciso, pero tenemos otra lucha pendiente anterior que sería el el hecho de conseguir la dispensación de Metadona en la atención primaria, aunque siguiésemos dependiendo de los mismos centros a los cuales nos encontramos adscritos. Ésta sería la primera conquista y debiera ser del mismo modo nuestra primera reivindicación sin lugar a dudas.

Y bueno. Ya me contarás tú por tu parte sobre las cuestiones que planteo y casi sin pretenderlo, te lo juro. El caso es que hoy me he tomado la Meta por la noche, justo a las doce y cuarto.

Un abrazo, Niña. Cada vez más amigo. Que lo sepas.

±
Hamal1xj

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 08 May 2014 00:31

*

"…en este paso célebre del sexto al séptimo (del) Toro…"


Hola Hamal,

La primera línea con la que encabezas tu escrito sería muy propia del léxico taurino si no fuese porque esa palabra, que me he permitido poner entre paréntesis, lo cambia todo. Lo cambia pero no lo aclara, sigue siendo tan enigmática que te tomo la palabra cuando dices que la explicarás más adelante. Cuando quieras.

Nada que añadir y menos que objetar a esa imposibilidad tuya de adentrarte en unas reducciones progresivas que estás convencido no podrás resistir. Por el contrario, toda mi comprensión y el deseo de que nunca te fallen las fuerzas y el ánimo necesarios para mantener a raya ese alto grado de tolerancia que tanto te hace sufrir. No habrán sido una ni dos, sino cientos las veces que te habrás preguntado ¿Por qué? ¿Por qué precisamente yo? Pensar que puede deberse a un sinsentido existencial o a problemas de adaptación, aun no siendo descartable, no dejan de ser conclusiones excesivamente simplistas. La razón por la que algunas personas experimentan una mayor dificultad de vivir sigue siendo, a día de hoy, algo insondable. El hombre precisa de sueños para soportar su realidad pero cuando éstos no se perfilan, cuando nada permite definirlos, más que vivir lo que hace es sobrevivir, aunque para ello necesite a veces recurrir a sustancias que cambien su percepción de aquello que resiente como insoportable. Lo lamentable es que tales sustancias solo cambian temporalmente la percepción pero nunca la realidad misma.

Ignoro en qué te basas para considerar “ideales los Programas de Heroína” aunque reconozcas que son otras las prioridades, como la dispensación de Metadona en atención primaria, por ejemplo. De igual forma que el consumo ilegal de H va incrementando la tolerancia del adicto, es posible que su administración controlada produzca a la larga la misma carencia. Otra cosa es la pureza de la sustancia y, por supuesto, su legalidad inherente. Pero ¿cuáles serían sus ventajas en relación a la Metadona?

Me alegra leerte, sentirte más optimista. De verdad, de verdad, y lo sabes. Sigo de cerca tu lucha, siempre me entristecen tus desánimos, y espero como tú que no tarde en vislumbrarse en tu horizonte algún rayo de esperanza.

Un abrazo.
Helena

Avatar de Usuario
Hamal1xj
Mensajes: 640
Registrado: 28 Ene 2013 16:04

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Hamal1xj » 08 May 2014 19:46

------------

HE VUELTO...

a cambiar la dosis a la tarde, y tuvo que ser hoy el día señalado para hacerlo; pude, por estas cosas inexplicables e intrínsecas a la Metadona, aguantar bastante bien las doce de diferencia que van desde las 7 de la mañana hasta las 19 horas de esta tarde. Va a hacer justo una hora y quince minutos que me he temado la dosis y ya puedo escribir y concentrarme medianamente bien.
Con el Toro, me estaba refiriendo, Helena, al mes de Tauro, es decir a Mayo, mes durante el cual hace tres años tuve un episodio enormemente desagradable con la Metadona a lo largo de tres día, es decir, un SAO tremendo inducido, sin yo saber nada acerca de la interacción medicamentosa, por un consumo exagerado de *Nolotil, con motivo de un proceso de cirugía dental, es decir, de la urgente y necesaria extracción de una muela con infección oculta en la raíz. Fue tan mala, tan insoportable para mí aquella experiencia de tres días sin poder recurrir al consumo de otro opiáceo y soportando un estado carencial de Metadona, que jamás lo logré olvidar. Yo sé que ya tengo un traume verdadero con los SAOs, pero en esta situación que te describo lo más aterrador para mí es que fue la primera vez que contemplé en toda mi historia la posibilidad del suicidio. Te lo explico así un poco por encima obviándote lo esencial de la experiencia vivida porque no me gusta recrearme en los infiernos que he vivido a lo largo de mi historia de dependencia a los Opiáceos y adicción.

Vuelvo al ciclo de las tardes y las noches porque empecé a dormir muy mal tomándome la dosis de mañana, y entonces necesitaba mucho más Trankimazín para poder luego dormir una vez ya llegada la noche, obviando el hecho de que yo, sin Metadona, no puedo escribir, ni pensar, ni concentrarme, ni comer, ni prepararme un desayuno, una comida, no puedo hacer sin ella absolutamente nada, y una simple ducha es un suplicio para mí, si me encuentro entrado ya de lleno en síndrome de abstinencia. Te haces cargo de cómo es esta dependencia cuando has llegado ya a ciertos estadíos, y es precisamente por este mismo motivo por el que el otro día reivindiqué también y al mismo tiempo como otra opción y otra posibilidad Los Programas de Mantenimiento con Diacetilmorfina. El razonamiento es muy sencillo pero no sé si estoy ahora con la claridad mental y de razonamiento suficiente para exponértelo aquí ahora en estas líneas. Sea como fuere creo que estoy saliendo de mi propia inercia y eso es ya muy positivo aunque aún no me extienda en la exposición de textos largos y que deben o debieran ir muy bien fundamentados, comprendes.

De momento, hoy y ahora, yo quería decirte esto. Quizás dentro de un rato me anime a prolongar la exposición y a razonarte este aspecto de por qué razón defiendo Los Programas de Mantenimiento con Heroína como una alternativa más y a la par que los de la Buprenorfina y la Metadona.

Gracias, siempre, amiga.

Un abrazo.

Ps (*) Dosis muy grandes o excesivas de Nolotil a lo largo de varios días, éste fue mi caso motivado por el intensísimo dolor bucal que padecía tras la extracción de aquella muela, inducen un SAO de Metadona por inducción metabólica en los que estamos en Mantenimiento con esta sustancia. Y yo tengo una tolerancia muy alta; una tolerancia bastante mayor que la dosis que me tomo diariamente.

±
Hamal1xj

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 15 May 2014 21:19

*

Hola a todos/as,

Siempre que tengo un rato libre trato de pasarme por aquí, no olvido que fue este foro el que cambió mi perspectiva sobre la drogodependencia, el que me ayudó a tomar conciencia del sufrimiento del adicto en su auténtica dimensión y su necesidad de compartir lo terrible de su situación. Fue también aquí donde aprendí la capacidad del ser humano para aferrarse a la vida, ese sentimiento universal anclado en nuestros genes de seguir siendo parte de ella tanto como sea posible y más allá si lo fuera…

A pesar de que podamos considerar que todo o casi todo sobre drogas haya sido ya dicho en este espacio, los testimonios que siguen sucediéndose evidencian una intensa carga emocional y un cúmulo de interrogantes aún sin resolver. También yo he escrito algunas cosas sin otra meta que solidarizarme y compartir una causa que me afecta e importa de verdad aunque a veces haya tendido a la formulación de conceptos excesivamente generalistas. Fueron en todo caso diálogos en apoyo y defensa de un sistema de pensamiento unificador enfocado en una misma dirección, basado en una misma preocupación. Unos encuentros que me hicieron comprender que tras la adicción existen también personas abiertas a las ideas, luchadoras y, por encima de todo, necesitadas de comprensión y amistad.

Decía más arriba que la persona que sufre este problema (directa o indirectamente) necesita compartir su sufrimiento y una buena forma de hacerlo es contarlo en este foro. Todos buscamos una explicación a lo que nos ocurre, todos necesitamos comprender y ser comprendidos porque, finalmente, lo que perseguimos es encontrar soluciones a través de experiencias similares que fueron superadas.

A mí me entristece la situación de Hamal y la de Kilki, aunque sepa que la misma pueda contribuir a que Limones, Zarathustra y otros consigan dar una vuelta al timón de la suya. Son los dos primeros los que realmente me preocupan, ese DOLOR, ese INCIERTO FUTURO que menciona Hamal, esa postura resignada por parte de ambos ante lo que consideran ineluctable y cuya solución solo vislumbran a través de un programa de administración de H controlada. ¿Por qué ese dolor si aquí mismo se ha defendido que la H no perjudicaba la salud a largo plazo? ¿Por qué esa insistencia y defensa de una sustancia que, aun controlada, podría llevar a una alta tolerancia? Son preguntas que me hago y que van muy especialmente dirigidas a Hamal aunque estén abiertas a cualquiera que desee argumentarlas.

Seguiremos hablando, seguiremos por aquí mientras necesitemos compartir, transmitiendo conocimientos, experiencias o estados de ánimo, que de alguna forma nos reafirman en el sentimiento de no estar solos ante este problema.

Entre tanto, mucho ánimo a todos y fuerzas para mantener a raya la desesperanza.

Helena

Avatar de Usuario
Hamal1xj
Mensajes: 640
Registrado: 28 Ene 2013 16:04

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Hamal1xj » 19 May 2014 19:10

------------------

SIGO...

teniendo problemas con mi alta tolerancia a la Metadona, Helena, y voy campeando mi propia historia como puedo con un aumento bastante considerable del Trankimazín tomado simultáneamente con la dosis de la misma, hasta tres y cuatro miligramos al mismo tiempo que la Metadona. He subido mucho la dosis, he de reconocerlo, pero tampoco puedo hacer mucho más, o al menos me faltan las armas adecuadas para enfrentarme a un episodio de abstinencia radical a Alprazolam.
No sé muy bien cómo o de qué manera voy a enfrentar este problema para poder erradicar de cuajo el uso del Alprazolam compensándolo con subidas graduales en las dosis de Metadona hasta que me consiga encontrar bien y poder dormir normalmente sin benzodiacepinas.
Tengo muchísimas ganas de alcanzar el equilibrio con la sustancia base y poder participar mucho más asiduamente aquí, porque siento de verdad que tengo muchas experiencias que contar y cosas que decir, pero me está resultando difícil.

Agradezco mucho tu interés, amiga. Y te pido que sigas participando aquí en este posteo o en los quieras, y que haré todo lo posible por responderte.

Un abrazo. Hay veces en las que me siento entre la espada y la pared, y todo por culpa de la tolerancia que voy adquiriendo con los años, pues ya es éste el noveno de programa. Sin tipo alguno de consumos, eso sí. También he de decirlo. Abstemio al alcohol y abstinente a los Opiáceos, pues ya de sobra sabes que la Metadona es un Opioide, y no es lo mismo en absoluto ni en sus efectos esenciales ni en su funcionamiento metabólico.

±
Hamal1xj

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 20 May 2014 15:44

*

Hola Hamal,

Lo que me cuentas no es nada esperanzador. Esa dosis actual de Metadona que te está siendo administrada y que, a tu juicio, no termina de equilibrarte, sin que por ello consigas que te sea ajustada la dosificación que tú estimas necesaria, te está llevando a un peligroso incremento de Alprazolam que tú mismo reconoces.

Admito que, estando ya en un PMM, no entendía las ventajas que para vosotros podría suponer un cambio hacia un programa de administración de Heroína bajo control médico. Por eso te pedí que argumentases tu defensa (al igual que la de Kilki) en favor de los programas de administración controlada de Heroína. Unos programas que, al igual que sucedió con la Metadona hace 30/20 años siguen chocando frontalmente con determinadas políticas sanitarias, administrativas, sociales y económicas en los diferentes países en los que se han tratado, y a veces conseguido, implantar: Canadá, Bélgica, Alemania, Gran Bretaña, Holanda, Suiza y España. Pero tiempo al tiempo...

Programas experimentales que aun habiendo demostrado sus buenos resultados en países como Suiza, Holanda y Canadá, por las razones que sean, no consiguieron convencer a otros que, si bien en un principio mostraron su interés por este proyecto, se decantaron finalmente por la restricción o por el mantenimiento de programas convencionales, impidiendo así su proyección y extensión.

Han pasado casi 12 años desde que este programa experimental se puso en marcha y los resultados son positivos. Con matices. No es un programa concebido en clave de mantenimiento permanente, por el contrario, su tiempo de aplicación está estimado en un máximo de 3.5 años. El éxito del mismo no solo se debe a la administración de Heroína controlada, factor que sin duda limita los riesgos sanitarios, sociales y delicuenciales vinculados a su consumo ilegal, sino también a la asistencia psicosocial que tal programa lleva inherente en países como Suiza, Canadá y Bélgica.

A pesar de ello, no siempre se consigue una adherencia total, un porcentaje bastante elevado de adictos terminan por abandonar estos programas. ¿Sabías que la finalidad principal de los mismos es conseguir canalizar a los dependientes de H hacia un programa de Metadona y, a la larga, hacia la abstención? Una meta que se consigue en el 50% de los casos, lo que no está nada mal. Sin embargo, ¿qué utilidad podrían tener para ti o para Kilki, inmersos ya durante años en un PMM?

Pero yo no deseo hablarte desde la frialdad de unos estudios o datos estadísticos, -aunque debamos tenerlos en cuenta- me importa mucho más posicionarnos en la sola realidad a nuestro alcance que, de momento, no es otra que el reajuste de tu dosis de Metadona y la urgente rebaja gradual de Aprazolam. Y siempre, desde la consideración y afecto que te tengo.

Un abrazo.
Helena

Avatar de Usuario
Hamal1xj
Mensajes: 640
Registrado: 28 Ene 2013 16:04

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Hamal1xj » 20 May 2014 21:18

----------------

Acabo de comprobarlo, Helena, es justo lo que te decía en mi anterior mensaje, tolerancia.

----------------

HOY...

justo a las 21:31 horas de hoy, casi justo una hora después de haberme tomado una dosis más alta que la es habitual en mi caso diariamente, es decir, después de haber hecho una "pifia" con la dosis que tengo de rescate, y haber dividido a ésta en dos porciones aunque no exactamente iguales, y tras haber juntado la mitad más pequeña, por precaución hoy he usado la menor para poder ir calibrando, y tras haberla sumado a la correspondiente hoy, me habré tomado en total unos 115 o 120 mg, justo una hora y 15 minutos después de habérmela tomado ha empezado a desaparecer mi estado depresivo previo y no controlable con la dosis de costumbre, y me encuentro mucho mejor que otros días. Helena, ahora puedo decirte sin lugar a dudas que se trata exactamente de lo que yo pensaba y que te he comentado ayer aquí mismo en este último mensaje que precede. Es la tolerancia. Ya lo confirmaré el día que me tome la dosis mayor, ya que había pensado el tomarme hoy los dos comprimidos juntos, es decir, 160 mg en total, pero luego recapacité y he preferido atender a la prudencia antes de aparecer en cualquier sección de boxes de un hospital por sorpresa y unido a un gotero de Naloxona, que es el caso más feliz si se puede mencionar esta palabra en estos casos. No quiero hacer nada que me lleve o me pueda llevar o conducir a una situación realmente comprometida sin haberla meditado y haberla pensado fríamente todo el tiempo necesario que ser precisa para eso.

Ahora ya no lo supongo, Helena, ahora ya sé de seguro que es la tolerancia a la dosis la que hace que me sienta como si la Metadona fuera agua y no me aportara nada excepto el evitarme la precipitación de un SAO repentino tipo opiáceo, aunque con reversión muy prematura a veces, a las 18 horas de la ingesta, bastantes veces, yo ya necesito la toma siguiente.

Siempre he sido así y me ha gustado investigar y estar seguro de las cosas y es esta curiosidad morbosa la que por un buena lección de la experiencia y del destino me tiene viviendo esta tesitura vital que es la de una dependencia física y tan dolorosa que no se la deseo a nadie, ni al mayor enemigo siquiera que en mi vida pudiera tener o bien pudiera haber tenido, amiga ¡A nadie!

La dosis siguiente serán unos 140 mg, pero el riesgo bien lo vale si así he calculado la solución de un problema gordo que ahora tengo que ver cómo vuelvo a plantearlo o como lo planteo; no será fácil. Estos temas o asuntos son siempre muy delicados y es preciso saber plantearlos con mucha verdad y mucho tacto. La verdad la tengo ya y es el hecho que te estoy contando aquí en estos momentos, el tacto será algo que yo tenga que saber resolver sobre la marcha justamente, aunque tenga muy buen médico, que lo es, pero son estos asuntos para los que se requiere mucho tiento. Acabo de contarte cómo se constata sin riesgos, es decir, siendo prudente, el fenómeno de la tolerancia y si es eso en realidad lo que a uno le está sucediendo: al ascender en la dosis mejoras, lo notas enseguida, en lugar de sentirte peor, cayéndote dormido o con vómitos, para que se me comprenda a la perfección y sin ambigüedades.

Helena, no te imaginas lo que vale para mí, el valor que tiene para mí el hecho de poder contar contigo y de tratar aquí este tema en abierto, tal y como lo estamos haciendo. No soy capaz de expresarlo precisamente con palabras.

GRACIAS, AMIGA. Por estar aquí. No puede ser cuantificado todo lo que esto vale.

±

(...)

±

Ps1: Estoy hablando contigo de índices de tolerancia altos, serios, Helena. Y éste es el tono de mensaje que pretendo transmitirte y no otro. Soy totalmente consciente de que mi grado de dependencia consecuentemente también lo es y le concedo todo el rigor que se merece por mi parte. Quiero decirte con este añadido, amiga, que yo ya no sueño con salidas más o menos afortunadas para esta enfermedad; sé que para mí ya no las hay y que tengo que llevarla lo mejor, lo más dignamente posible hasta el final de mis días. Por eso a veces esto consigue perturbarme. Perdón por la tristeza algunas veces.

±

Ps2:Desde las 20:25 (ingesta), hasta las 23:25 (ahora), :roll: qué cambio, :mrgreen: Helena. Constatado una vez más mas no sé cuántas veces más aún habré de constatarlo.

:roll:
Hamal1xj

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 21 May 2014 00:00

*

Hamal,

Nada puedo aprenderte yo que tú no sepas sobre la Metadona, nada respecto a sus efectos analgésico y estabilizador, nada en relación a su posible toxicidad.

Me hablas de tu comprobada alta tolerancia, de subir la dosis a 140 mg., a lo que solo puedo responder que esa subida es preferible a una dosis insuficiente de Metadona que, en tu caso concreto, necesitas complementar con benzodiacepinas. Esto sí que es peligroso, Hamal, y no preciso señalarte los riesgos que tal cóctel conlleva. No es la Metadona la que mata, sino determinados fármacos que a ella se asocian al producirse una interacción medicamentosa.

El mecanismo de acción de la Metadona es variable de un sujeto a otro, no todos la metabolizan de forma similar. Factores como el peso corporal del individuo, historial de abuso, y estado general de salud son muy a tener en cuenta. Algunos pacientes se encuentran cómodos en dosis de 60 mg., otros pueden precisar de 140 mg. o más. Tengo entendido que el tope está establecido en 200 mg. En cualquier caso, esta es una cuestión a tratar con el facultativo que lleva tu caso ante el que, no dudo, sabrás exponer tu problema. Pero no lo demores, es importante poner remedio cuanto antes a ese desajuste que tanto te hace sufrir.

Y no te sientas mal, lo que te está sucediendo parece bastante normal. Son ya 9 los años que llevas en Metadona y por las razones que sean no has conseguido rebajarla y prescindir de ella como hubieses deseado. Suele ocurrir que el efecto beneficioso de un fármaco disminuya con el tiempo. Pero también te entiendo cuando hablas de la pesada carga que supone depender día tras día de un fármaco del que te sientes dependiente. Trata de relativizar, hoy las cosas son como son, pero en un tiempo podrían cambiar. Llegará quizás el día en que te sientas más motivado, más animado, verdaderamente saturado de esa dependencia y decidas entonces emprender un decalaje lento.

No me gusta verte triste pero esa tristeza que no puedes ocultar no precisa de disculpa alguna. Aquí estamos para apoyarte, para romper la soledad, ese fantasma que tanta negatividad puede llegar a causarnos.

Un abrazo.
Helena

Avatar de Usuario
Hamal1xj
Mensajes: 640
Registrado: 28 Ene 2013 16:04

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Hamal1xj » 24 May 2014 21:28

-------------------

ES...


ante todo la comunicación, y no la enseñanza o el aprendizaje, la razón de todo esto y de los Foros en sí mismos, Helena, y aunque sea yo el sujeto activo en este caso que consume Metadona, sí que puedes aportar muchas cosas aunque tú, por fortuna para ti, no necesites hacer uso de ella en tu vida cotidiana, y mejor, mucho mejor que nunca la precises.

En cuanto a mí yo no tengo otras opciones a elegir que la de seguir adelante con ella, haciendo un uso cotidiano de la misma porque no puedo dejarla, no puedo levantarme un día y decir: ay, qué bien, a partir de este momento se acabó la Metadona, se terminaron las analíticas, el Programa, y he finiquitado de un plumazo todos los problemas. No. Tengo que ser realista y aceptar que tras nueve años de programa no se puede dejar la Metadona así tan fácilmente. Ya lo he hecho anteriormente en dos ocasiones y fueron dos de los mayores errores de mi vida, y por lo tanto, algo debo de haber aprendido de ellos, y he aprendido sobre todo que no es ese el camino. También he aprendido que es muy difícil dejarla aún haciendo decalajes, pero cada cual lleva su experiencia y sus razones, y yo tengo clarísimas las mías, y son que, infructuosa e inútilmente, yo no quiero sufrir más. Pero nada en absoluto. Si tengo la desgracia de que me venga un mal torcido o una dura enfermedad tendré que hacerlo como todos los demás y hasta ponerle remedio, pero por causas de la Dependencia de los Opiáceos, y estando en mi mano el hecho de poder evitar ese sufrimiento, nunca más. Nunca más sufrimientos ni ansiedades ni dolores inútiles e improductivos ¡Jamás! Ya estuvo bien con lo vivido. Ya he aprendido muy bien todo lo que cuesta y todo lo que significa llevar sobre tus espaldas una Dependencia a la Heroína. Cuando uno es joven nunca se da cuenta de que este asunto es realmente tan grave y que conlleva consigo una experiencia tan seria como dolorosa, pero ese aprendizaje te lo va dando la experiencia y los desengaños de todas aquellas veces en las que creíste que ibas a ser capaz de salir de ello y no lo eras para nada en absoluto y te estabas engañando. En realidad, si no consigues salir de ello y curarte en el primer tratamiento que haces, tras la primera abstinencia y posterior curación o ruptura con la droga, si vuelves a caer por segunda o por tercera vez, entonces, ya nunca te curas, o puede ser que sí, pero esos casos son muy raros, muy escasos.

En fin, amiga, que tengo ahora y tras los años una lucidez clarividente: tras nueve años de Programa sigo viendo, excepto a los que se han trasladado o muerto, por desgracia para ellos y para sus personas queridas, a las mismas personas en él ¿No te parece llamativo y elocuente este dato que aquí te estoy dando y contando?

Y bueno, Helena, nada más. Esta es la realidad. La dura realidad de la Toxicomanía por Tebaicos, y usemos por una vez un sinónimo apropiado en este caso, por no estar utilizando siempre la misma e insistente palabra, tan connotativa algunas veces, pese a haber llovido tanto ya desde la simplificación de la Morfina, que es algo ya del sigo pasado.

Un abrazo.

±

(Texto revisado)

±
Última edición por Hamal1xj el 27 May 2014 19:18, editado 3 veces en total.
Hamal1xj

Helena
Mensajes: 244
Registrado: 30 Mar 2013 04:30

Re: Acerca de las Drogas Opiáceas

Mensaje por Helena » 25 May 2014 16:58

*

No lo dudo, Hamal, este intercambio de reflexiones y experiencias es ante todo un nexo interactivo entre un grupo de personas que comparten desde diferentes grados y posiciones un mismo problema. Si esta interacción no alcanza una categoría resolutiva, consigue al menos una función informativa. Es más, en contra de lo que puedas pensar, muchas de las semblanzas descritas en estas páginas contienen enseñanzas de indudable valor terapéutico. Ten la certeza de que la tuya es una de ellas.

Es probable que la dramática sinceridad que estas historias contienen se deba a la libertad de expresión que el anonimato permite, es posible también que la valentía y coraje a la hora de hablar alto y claro sobre lo difícil y complejo de superar la drogodependencia responda a la necesidad de hacer más comprensible este problema y de involucrar al resto de la sociedad e instituciones sanitarias, por no decir gubernamentales, en el mismo.

Algunos de los testimonios que aquí se vierten tienden a una visión reduccionista de esta problemática:

1) todo se traduce en un “querer es poder”.

2) otros, tal es tu caso, a una visión limitante, “quiero pero no puedo”.

3) Y, finalmente, está la postura de aquellos que “no pueden porque realmente no quieren”.

¿Dónde está la verdad? ¿Quién está cualificado y autorizado para afirmar, poner en duda o refutar cualquiera de las tesis arriba expuestas? ¿Quién, si el mismo drogodependiente se debate y lucha contra el poder de la droga y su vulnerabilidad ante la misma, en un penoso transitar que le conduce a veces del punto 1) al 3)? Si todo fuese tan sencillo, si el índice de fracasos no fuese tan alto, no estaríamos hablando aquí de aquellos que ya no están, de esos otros que todos hemos conocido y que terminaron en la más temible de las marginaciones, la exclusión afectiva y social. Lo dramático de estas situaciones –aunque la tuya por penosa que sea no alcance estos niveles- no deja de ser toda una lección sobre aquello a lo que jamás se debería llegar. Sobre ese infierno al que toda droga conduce.

No seré yo, por tanto quien censure a estas alturas tu necesidad de seguir dependiendo de la Metadona para evitar males mayores, aunque la lamente. No seré yo tampoco quien reproche unas carencias de comunicación y de comprensión relativas a un problema que –al igual que hacemos otros- tratas de paliar a través de este foro, aunque sin duda llegará ese día en que, sea por saturación, sea porque esta herramienta pierda su utilidad, algunos, entre los que me incluyo, abandonemos este foro.

Cuídate mucho.
Helena

Responder