lasDrogas.info, logotipo

Declarado de interés para la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Logotipo de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Logotipo de Acción Europea sobre la Droga (EAD)

El cannabis tiene efectos terapéuticos en los enfermos pero efectos neurológicos irreversibles en los menores

Un menor de edad que haya consumido cannabis no sólo puede padecer efectos neurológicos irreversibles, ya que aún a los 19 años el cerebro no ha madurado completamente, sino que puede caer en el alcoholismo

Fuente original: ElConfidencial.com | 29/08/2008 12:27:10 GMT

La Sociedad Científica Española de Estudios sobre el Alcohol, el Alcoholismo y las Otras Toxicomanías, Socidrogalcohol, afirma que el consumo de porros, hachís y marihuana puede inducir a un consumo excesivo de alcohol y, por lo tanto, aumenta el riesgo de caer en el alcoholismo.

El estudio, publicado en la revista Archives of General Psychiatry, añade que todas las sustancias adictivas actúan directa o indirectamente sobre los mismos circuitos cerebrales y, por tanto, el consumo de una sustancia puede inducir al de otras. De esta manera, "el consumo de cannabis estaría asociado a un mayor riesgo de desarrollar dependencia del alcohol",  explica Josep Guardia Serecigni, psiquiatra y vicepresidente de Socidrogalcohol.

Socidrogalcohol alerta de que, por lo tanto, los jóvenes que hacen hoy un consumo importante y frecuente de cannabis estarían más expuestos a desarrollar problemas relacionados con el alcohol en su vida adulta. Además, el estudio señala que el consumo de cannabis puede interferir en la recuperación tanto del alcoholismo como de la dependencia de otras sustancias.

Efectos neurológicos irreversibles en los adolescentes

“La sustancia ilegal más consumida” según afirma la profesora titular de Psicobiología de la Universidad de Jaén, Carmen Torres Bares, tiene enganchados a jóvenes que comenzaron a fumarla “entre los 13 y 14 años”. Como el riesgo que supone consumir cannabis se percibe como “más bajo” se ha convertido en “más permitido por la sociedad” pero no por ello sus efectos dejan de ser demoledores en muchos casos. "No es que todas las personas que consuman cannabis desarrollen el problema, pero sí hay un alto porcentaje (...) Los menores que la consumen admiten que tienen problemas de concentración, fallos de memoria, bajo rendimiento escolar o estados depresivos", señala.

La marihuana está elaborada a partir de las flores y hojas de la planta llamada Cannabis Sativa, usada en la cultura Brahmánica para meditar. Contiene unos 60 compuestos químicos con efectos psicoactivos, llamados canabinoides. El principal es el THC (delta-9-tetrahidrocanabinol), que es el responsable de la mayor parte de los efectos que produce la sustancia. En el organismo existe un neurotransmisor llamado endocanabinoide del tipo anandamida, es decir, una especie de marihuana natural que actúa sobre receptores postsinápticos del tipo canabinoides 1 y canabinoides 2 (cb1 y cb2) el cual libera dopamina y produce efectos agradables. Sin embargo, el consumo de marihuana estimula estos receptores provocando diversos cambios sensoriales y perceptivos, como euforia, placer, relajación, percepción de que el tiempo pasa más lento...

Bueno para determinados enfermos

Torres Bares afirma que "las drogas se han consumido desde siempre, pero antes se consumían a partir de su origen natural, por eso no era un problema". Ahora, en cambio, "con el desarrollo disciplinar, se han aislado los principios activos, se han sintetizado", por lo que "las personas se lo han administrado directamente por vía intravenosa o nasal", forma por la que "se aumentan los efectos psicoactivos y el riesgo de desarrollar una adicción" y reconoce que "se lanza un doble mensaje contradictorio a los jóvenes, porque se dice que es bueno para unas cosas pero luego se les prohíbe".

El cannabis se está empleando con enfermos terminales de Sida y personas anoréxicas para aumentar el apetito; en pacientes con cáncer que se someten a quimioterapia para evitar el vómito; en dolores crónicos de sujetos con esclerosis múltiple, etc.  En la actualidad se están estudiando estas sustancias para eliminar o reducir el uso en hospitales de opiáceos (morfina, etc.) y evitar así los efectos negativos y la toxicidad de éstos.

La profesora de la Universidad Complutense de Madrid, Raquel Gómez de Heras afirma que está costando mucho la introducción de los derivados del cannabis como terapia pero sin embargo “los resultados que se están cosechando demuestran que los efectos secundarios son mínimos, que se pueden conseguir fármacos que no tengan efectos psicoactivos (la adicción, por ejemplo) pero que sí cuenten con cualidades terapeúticas positivas”.

Las otras líneas abiertas en el uso de estos fármacos, según la experta, se centran en otras patologías, como el glaucoma, donde se ha mostrado que se puede eliminar la presión ocular; "el futuro es confeccionar fármacos que sin efectos secundarios puedan usarse para muchas cosas, como el dolor, evitar el vómito, etc.".

cannabis

Inicia sesión o Regístrate para comentar.