lasDrogas.info, logotipo

Declarado de interés para la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Logotipo de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
Logotipo de Acción Europea sobre la Droga (EAD)

Una opinión sobre la situación actual de los tratamientos (y los profesionales) de rehabilitación para personas con problemas de drogas en España

Antonio Jesús Molina Fernández (Psicólogo y Terapeuta de Proyecto Hombre en Granada) | Marzo 2009

Desde que en el año 2004 se trasladó el Plan Nacional Sobre Drogas(desde ahora PNSD) del Ministerio de Asuntos Sociales al Ministerio de Sanidad dentro del trabajo en adicciones se produjo un cambio de perspectiva teórica: desde un enfoque más biopsicosocial (Mayor, J 1995) a un enfoque meramente biomédico o sociosanitario como dice el Ministerio. Esto produjo una serie de modificaciones prácticas, empezando por de nuevo hablar de drogodependencias (centrando la atención en la sustancia) en vez de continuar hablando de adicciones (donde se prestaba más atención a los motivos y las consecuencias sociales y personales del consumo de dichas sustancias) . Ya en la Memoria del año 2004 se plantea la elaboración de un Plan de Acción sobre los nuevos perfiles de consumo, debido a los resultados poco favorables de algunas estrategias, sobre todo las de Prevención y Evaluación (líneas prioritarias desde el año 2000).

Este cambio (como todos los cambios) puede tener ventajas e inconvenientes. Estos han sido algunos de los incovenientes que ya han aparecido y que se deberían solucionar:

Parece necesario preocuparse más por concienciar acerca de los nuevos tipos de consumidores y sustancias, sus efectos, riesgos y consecuencias a edades cada vez más tempranas (NIDA, 1999). Pero esta concienciación no se puede proporcionar desde los traumas aperturistas y progresistas de una generación que no sabía nada de farmacología del sistema nervioso, de fracaso escolar mayoritario, de absentismo laboral, de psicosis tóxicas, de paradas cardiorrespiratorias en cuerpos sanos…¿Por qué no se les explica a estos jóvenes tan abiertos de mente y que han normalizado el uso del cannabis lo que es un enfermo psiquiátrico con 20 años por brote psicótico inducido por la marihuana (Navarro y Rodríguez, 1999) y sí se les enseña una persona en silla de ruedas por accidente de tráfico?. Nos hemos acostumbrado a un modelo de adicto con un estereotipo social y un prejuicio moral sobre este tipo. Esa herencia se la hemos proporcionado a una generación de adictos que no tienen conciencia de su problema ni lo aceptan como tal. De hecho, el uso habitual de excusas socialmente aceptadas para esconder la adicción a algunas sustancias se ha convertido en algo habitual. Eso sí, mi hijo no es ningún yonki. La culpa es de los amigos, o la sociedad, o la educación actual, o del empleo…De cualquiera antes de reconocer mis propias carencias.

Ausencia del problema del consumo de drogas entre los que más preocupan a la opinión pública. (Drogas en 9º puesto, por debajo de terrorismo, vivienda, inmigración, políticos….. Barómetro CIS Julio 2007) ¿Por qué no se dice claramente que NUNCA han habido tantas personas en tratamiento por consumo de drogas y otras adiciones en España (PNSD,2004)?¿Por qué no se dice que NUNCA había estado tan extendido el uso, abuso y consumo habitual de drogas en España (Memoria PH 2005)?¿y que NUNCA había existido tanta variedad de perfiles de usuarios de programas ni tanta variedad de drogas en tratamiento?¿es que sólo nos importaba la heroína y el VIH/SIDA?¿Por qué no se explica la relación entre las drogas y el terrorismo internacional (Labrousse, 2006)?¿Por qué no se explica la relación entre las drogas y los accidentes de tráfico (no solo la velocidad y el alcohol matan al volante, el cannabis y la cocaína también) (Fernández Mondéjar, 2005)?¿Por qué no se dan los porcentajes de maltratadores detenidos y su consumo de sustancias (y sí su nacionalidad como factor importante de mencionar)? ¿ Por qué no se cruzan los datos de consumo de drogas con el de embarazos no deseados, fracaso escolar, absentismo laboral (Mayor, 1997)… igual que se hace con otros trastornos como  la depresión (Trastorno del Estado de Ánimo), por ejemplo? El espíritu de conciencia social del Ministerio en temas como el tabaco, la obesidad o el vino sería importante que se activara con las adicciones.

Aspectos formativos y educativos de los tratamientos y programas de prevención: los jóvenes españoles deberían aprender a decir no (y saber por qué, pero no solo a las drogas), a ser capaces de que cuando se equivoquen y consuman tengan la capacidad de  rectificar, conocer y saber dónde pedir ayuda cuando le haga falta (tanto a medicarse para no tomar drogas como a resolver los motivos de su consumo), ofrecer mucho más apoyo e información a las familias.

Aumento exagerado de consumo de fármacos (antidepresivos y ansiolíticos fundamentalmente) en menores de 20 años.¿Cómo se explica esta epidemia de medicación y sus efectos a medio y largo plazo? ¿Estamos tratando los síntomas y no preocupándonos por el problema en sí (Cañas, 2004)? ¿El exagerado uso en la población general obliga a tener un porcentaje similar o es la fórmula del remedio rápido aplicada hasta el extremo?

Adicciones sin sustancia o asociadas a otra sustancia que desde un modelo médico se solucionan farmacológicamente tratando la sustancia principal y con un mínimo apoyo psicoterapéutico.¿ Sabemos los efectos psicosociales a medio y largo plazo que nos pueden acarrear estas estrategias?¿ Estamos haciendo comparativas con los países del entorno?¿Estamos enseñando otras alternativas (de ocio, de tiempo libre, de relación social…) a las personas en esta situación (Marina, 2001)? ¿Podemos correr el riesgo de fomentar estas actitudes asociales y de no prever las consecuencias?

No se puede plantear una filosofía de tratamiento y prevención de drogas desde un enfoque sesgado y limitado, ya sea médico, psicológico, educativo o social. Todos los factores influyen y explican motivos y consecuencias del fenómeno, pero ninguno por sí puede establecer una relación directa causa-efecto, ni (por desgracia) el solventar uno de estos “síntomas” garantiza la completa solución de la “enfermedad”.

Mientras seguimos gastando millones en buscar vacunas para las drogas (heroína y cocaína sobre todo) no nos damos cuenta que la cultura de las adicciones (Cañas, 2004) avanza mucho más deprisa que las políticas de drogas. La investigación en adicciones es hoy en día sobre todo farmacológica, cuando ahora aparece la posibilidad de buscar en profundidad los factores más personales (emocionales, de toma de decisiones...) (Volkow, 2006) y tener el apoyo de la tecnología más moderna (neuroimagen, pruebas objetivas...) para dichas investigaciones (Pérez García, 2004). El apoyo psicoterapéutico es tan fundamental y merece tanta inversión sanitaria como el farmacológico. Los factores culturales y sociales, los familiares sobre todo (Cañas, 2004; Marina, 2001) son tan importantes como el apoyo psicoterapéutico. Si no nos unimos todos los profesionales y afectados, nos estamos condenando a otros 25 años de fracasos. La multidisciplinariedad en la formación y la praxis es necesaria, la interdisciplinariedad en el tratamiento también, pero una suerte de eclecticismo práctico en todos los ideólogos y profesionales parece hacer falta a la hora de planificar las líneas básicas de intervención y prevención. La pena es que normalmente los profesionales nos entendemos cuando hablamos en estos términos. Quizás el problema es más institucional que de base. Será cuestión de que todos reflexionemos un poquito.

Firmado: Antonio Jesús Molina Fernández
Psicólogo colegiado GR-04474

Bibliografía

  • Barómetro CIS Julio 2007, pregunta” principales problemas de los  españoles”.  Madrid, CIS.
  • Fernández Mondéjar, E. ; Díaz Contreras, R.(2005) Accidentes de tráfico y consumo de drogas. Madrid, Revista Proyecto.
  • Labrousse, A.(2004) Geopolítica de las drogas.
  • Memoria PNSD (2004) Ministerio de Sanidad y Consumo. Madrid.
  • Memoria Asociación PH año 2005.Madrid.
  • Informe de UNODC(2006). Viena(Austria), UNODC.
  • NIDA(1999). Principles of drug addiction treatment. Washington, NIDA.
  • Cañas, J.L.(2004) Antropología de las adicciones; Psicoterapia y rehumanización. Madrid, Ed. Dyikinson.
  • Marina, J. A. (2001). Las drogas y la inteligencia compartida.
  • Mayor, J(1995) El método biopsicosocial. Madrid, Revista Proyecto.
  • Mayor, L. I.(1997) Drogas en el medio laboral.
  • Navarro, M & Rodríguez, F(1999) Estudio de la adicción; el cannabis como droga de abuso. Madrid, Revista Proyecto.
  • Pérez García, M.(2004) Evaluación Neuropsicológica en drogodependencias: Trastornos adictivos y emocionales. Granada, UGR
  • Volkow, N. (2006) Conferencia inaugural Congreso CPDD/2006. Washington, NIDA.