lasDrogas.info, logotipo

Declarado de interés para la Delegación del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas

Logotipo de Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad

Entrenamiento familiar en habilidades educativas para la prevención de las drogodependencias.

Enric Peláez Marcos (Psicólogo y Máster en Drogodependencias) | Abril 2017

¿Les importan nuestras opiniones a [email protected] [email protected]?

Empezaré este artículo de opinión de la misma forma que suelo iniciar mis formaciones con (principalmente) madres y (algunos) padres:

A menudo realizamos en algunos municipios encuestas sobre uso de drogas en estudiantes de secundaria. Teniendo en cuenta la importancia que damos a la prevención familiar y a la eficacia disponible en este tipo de prevención, aprovechamos estas encuestas para preguntar a [email protected] estudiantes sobre su relación con sus padres, madres y/o tutores legales, sobre si [email protected] consumen tabaco u otras drogas, así como su grado de acuerdo con una cuestión que para nosotros es clave: “Si me emborrachase a mis padres les parecería mal”. De los que responden que están de acuerdo con esta afirmación vemos que aproximadamente un 25% se han emborrachado, es decir, aun teniendo clara la postura de sus padres [email protected] han decidido, voluntaria o involuntariamente, saltarse los límites y recomendaciones establecidas en casa. Pero, cuando observamos qué ocurre en el otro extremo nos encontramos con que son aproximadamente un 75% de los que no están de acuerdo con esta afirmación los que se han emborrachado.

Estas diferencias cuantitativas, que se acentúan cuando nos referimos al consumo de cannabis, siempre me han parecido un gran punto de partida para iniciar un proceso de reflexión sobre el papel educativo de la familia. A menudo, cito literalmente a algunas de las madres con las que he podido trabajar, en casa tenemos la sensación que lo que decimos a nuestros [email protected] les entra por una oreja y les sale por la otra. Pero aquí, [email protected] [email protected] nos responden que no, que no solo lo que decimos (y sobretodo hacemos) en casa es importante, sino que probablemente sea una de las variables más importante a la hora de predecir los consumos de [email protected] [email protected]

Es importante destacar que no les preguntamos a [email protected] jóvenes sobre cuál fue la respuesta de sus progenitores la primera vez que se emborracharon, sino cuáles son sus expectativas sobre qué pasaría en casa si esto sucediera. Y para acompañar desde el ámbito familiar a nuestros hijos e hijas en la construcción de sus propias expectativas contamos con algunas importantes habilidades educativas: comunicación, establecimiento de normas y límites, supervisión, fortalecimiento de los vínculos entre padres/madres e [email protected] y clarificación de la posición familiar respecto a las conductas problemáticas y de riesgo.

¿Y si yo fumo o bebo alcohol?

Los artículos de opinión de Juan Carlos Melero y David Pere Martínez Oró plantean un interesante debate sobre cómo pueden y/o deben actuar los padres y madres que han sido o son consumidores de drogas ilegales. Sobre esta cuestión, y complementando lo expuesto de forma tan clara por estos dos profesionales, me gustaría aportar mi pequeño granito de arena sobre la experiencia que ya tenemos con padres y madres que han sido o son consumidores de drogas legales.

¿Puede una madre fumadora pedirle a su hijo que no fume? ¿Es la mejor opción para esta madre dejar de fumar? La respuesta corta es sí (es la opción más efectiva y, si se me permite, también la más saludable para esta madre). Sobre el papel vemos claramente en las encuestas de las que hablaba al principio como fuman menos [email protected] [email protected] de padres y madres no fumadores y fumadoras. Ahora bien, ¿es esta la única opción posible? Evidentemente no. No es lo mismo fumar cuando se está enfermo o encender un cigarrillo tras otro cuando estamos [email protected] que procurar salir al balcón para fumar cuando estamos en casa, no hacerlo dentro de un vehículo privado cuando nos acompañan menores o hacer uso de técnicas de relajación cuando las cargas vitales nos ahogan. Además, padres y madres fumadores siempre pueden intentar explicar a sus [email protected] el proceso y los efectos de la dependencia del tabaco, cómo y por qué empezaron a fumar, y cómo, casi sin darse cuenta, quedaron enganchados al tabaco.

Encontramos una situación parecida en relación al consumo de alcohol. Probablemente recomendaremos a padres y madres consumidores que den muestras a sus [email protected] de su autocontrol y de su capacidad para gestionar placeres y riesgos (beber sólo en ocasiones y sin excederse, utilizar el transporte público cuando se ha bebido, no insistir a los demás para que también beban, procurar tomar bebidas de poca graduación y alternarlas con bebidas que no lleven alcohol...).

Más importante que si fumamos y/o bebemos o no, es la manera en qué hacemos las cosas. Y en eso se fijaran [email protected] [email protected] Nosotros les observamos a [email protected], pero [email protected] también nos observan a [email protected] Independientemente de cuál sea nuestra propia visión sobre el consumo de drogas, importa que tengamos clara cuál sería la postura que nos gustaría que tomaran [email protected] [email protected] al respecto, y comportarnos en consonancia a nuestras propias expectativas.

Padres y madres tienen que llevar a cabo una importante acción educativa sobre sus [email protected], buena parte de la cual se basa en el ejercicio equilibrado de las funciones de apoyo y de control: amor y límites. Acompañarles emocionalmente en su camino hacia, como dice Villegas, la autonomía.

Apuntes para la esperanza.

Para finalizar, un breve apunte sobre la eficacia de las intervenciones preventivas en el ámbito familiar (UNODC, 2013): son rentables, existen estudios que estiman que se pueden ahorrar hasta nueve dólares por cada dólar invertido en este tipo de prevención. Por eso, debemos invertir cada vez más esfuerzos en estrategias para promover la implicación y la participación de la familia en los programas preventivos (uno de los temas pendientes) y trabajar conjuntamente con ellas en pro de una sociedad más saludable, con independencia que existan o no consumos de drogas.

La familia puede influir en el consumo de drogas de sus [email protected] porqué son las personas adultas de referencia y un modelo general de comportamiento. En concreto, en el ámbito de la prevención en drogas, la vinculación positiva con la familia, la cohesión familiar y la buena comunicación se han enfatizado como factores clave de las intervenciones preventivas.

Referencias bibliográficas

  1. Compilation of evidence–based family skills training programmes [Internet]. United Nations Office on Drugs and Crime, UNODC; 2010. Disponible a: http://www.unodc.org/documents/prevention/family-compilation.pdf

Enric Peláez Marcos

Psicólogo y Máster en Drogodependencias. Llevo 10 años trabajando en la Asociación PDS (Promoción y desarrollo social) dedicándome a la prevención de las drogodependencias y promoción de la salud. Disfruto de la oportunidad de trabajar, individual y grupalmente, con nú[email protected] jóvenes, familias y profesionales de [email protected] que sigo aprendiendo cada día. He colaborado en la creación de diversos recursos preventivos.

Contacto: [email protected]

Nota: Este artículo se enmarca en la sección de Opiniones de lasDrogas.info, cuyo objetivo, como su nombre indica, es promover las opiniones o discursos y participación de los profesionales y personas afectadas o interesadas en el ámbito de las drogas. El colectivo editor de lasDrogas.info no se hace responsable ni del contenido ni de la forma de los artículos publicados en esta sección.