Redacción-

Un artículo publicado en la revista ELSEVIER Atención Primaria, expone los resultados y conclusiones de las encuestas realizadas al alumnado de 3º y 4º de la ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria) en el Instituto Bisaura de Sant Quirze de Besora (Baracelona). En total fueron encuestadas 111 personas entre 14 y 16 años durante los cursos de 2016-2017 i 2018-2019.

El consumo de tabaco a pesar de estar descendiendo desde 2004 aún representa un volumen muy alto, siendo la segunda droga más consumida en España después del alcohol. El cigarrillo convencional sigue siendo el modelo más consumido, pero el cigarrillo de liar va en aumento desde hace años, sobre todo en la población joven. Como señalan en el estudio, el tabaco de liar es una de las tantas estrategias de la industria del tabaco para atraer nueva clientela. El éxito de este producto se cree que se centra en su coste, más bajo que el cigarrillo convencional, y la falsa creencia de que es más natural o más saludable. Es por ello que los resultados del estudio son tan relevantes para entender hasta qué punto esta tendencia está calando en las personas más jóvenes.

La encuesta se realizó en horario escolar, con una persona del equipo docente presente para resolver dudas. Las preguntas fueron las mismas de las del material didáctico “¿Fumar? Jo No m’hi Embolico!» (“Yo me lío”). Este estudio forma parte de un programa de formación denominado “Classes sense fum” (Clases sin humo) enmarcado dentro del plan de estudios de la ESO.

Algunas de las cifras más interesantes que resaltan en el estudio:

  • El 40,5% de las personas adolescentes encuestadas había fumado en algún momento de su vida. De estas, el 34,9% lo hacía todos los días. El 41,9%  fumaba 2 o más cigarrillos al día y el 39,5% no fumaba durante los últimos 30 días.
  • Detectaron que el 26,6% de las personas encuestadas pretendía fumar en el futuro, de las cuales el 17,4% pretendía fumar cigarrillos de liar.
  • El 30%  expresan al menos una creencia errónea con respecto a los cigarrillos de liar. Por ejemplo, el 26,7% creía que fumar cigarrillos de liar generaba menos adicción y el 32,1% que era menos dañino.
  • Las personas que habían fumado alguna vez en su vida tenían una mayor intención de fumar en el futuro (54,5%), fumar cigarrillos convencionales (27,3%) y de liar (40,9%) que los que nunca habían fumado.

Inicio temprano del consumo de tabaco

A pesar de la tendencia decreciente del tabaquismo, una gran cantidad de personas jóvenes continúan con este hábito y hay adolescentes que inician muy temprano este consumo nocivo y adictivo. Los resultados de este estudio muestran que el 40,5% del estudiantado encuestado ha fumado al menos una vez en su vida. De estos, el 34,9% lo hace todos los días y el 41,9% fuma 2 cigarrillos o más al día. Algunos de estos resultados coinciden con los obtenidos en la última encuesta ESTUDES, que documentó que el 40,7% de las personas encuestadas había fumado al menos una vez en la vida.

Creencias falsas sobre el cigarrillo de liar

Según el estudio, más del 20% creen que fumar cigarrillos de liar “engancha” menos, que es menos dañino que el tabaco convencional, por ser más natural, y es que es más fácil para las personas fumadoras de tabaco de liar dejar de fumar que para aquellas que fuman cigarrillos convencionales. Todas estas creencias falsas son muy comunes en l’adolescencia.

Conclusiones

El estudio concluye que hay un alto porcentaje de personas jóvenes que pretende fumar en el futuro y tiene creencias erróneas sobre los cigarrillos de liar. Por tanto, existe la necesidad de seguir trabajando en actividades con un enfoque educativo y preventivo del tabaquismo. Es necesario mejorar la información sobre el cigarrillo de liar para corregir sus conceptos erróneos, generando un proceso de análisis crítico que ayude a prevenir el consumo futuro tanto de tabaco de liar como del tabaco en general.

 

 

Leer y descargar el artículo original en sciencedirect.com