Los colegios tienen que ser conscientes de las adicciones a las sustancias, al juego o a la tecnología de los jóvenes y no mirar para otro lado, según los educadores, que advierten, sin embargo, de que no se debe expulsar a los alumnos cuando se produzcan estas situaciones para no estigmatizarlos.

Estos son algunos de los problemas que los expertos han debatido en una jornada desarrollada bajo el lema de «Educar para la libertad en el siglo XXI: Los riesgos de las oportunidades de nuestro tiempo. Adicciones y afrontamiento», en la que se ha analizado también la diferencia entre «adicción y sobreuso».

Seguir leyendo en diariovasco.com