La Asociación Libres de Alcohol “Cástulo” (ALAC) ha llevado a cabo una demanda pionera al solicitar al Congreso de los Diputados la consideración del alcoholismo como enfermedad. La catalogación como enfermedad, que ya fue reconocida en Andalucía en 1997, no se recoge en otros reglamentos y leyes del estado, como el Estatuto de Los Trabajadores, lo que impide que los enfermos puedan acceder a ciertos recursos, como el tratamiento por la Seguridad Social.

En este sentido, el presidente de ALAC, Luis Miguel Márquez, ha dirigido una carta al Congreso de los Diputados para que no exista una «incongruencia» entre las distintas leyes, con el objetivo de que los enfermos alcohólicos no sufran discriminaciones en su trato. Concretamente, a lo largo de la carta, Márquez expone como ejemplo el artículo 54.2.f del Estatuto de Trabajadores, por el cual la embriaguez habitual o toxicomanía son motivo de despido. «Solicitamos la supresión de este artículo por inutilidad y ser superfluo, y que se reconozca el alcoholismo como una toxicomanía más y la adicción al resto de sustancias prescritas como enfermedad y no como causa de incumplimiento y de despido, explica Luis Miguel Márquez.

Por orto lado, según subrayan desde ALAC, el hecho de que el alcoholismo sea considerado como enfermedad en todas las leyes a nivel nacional, y no únicamente a nivel autonómico como ocurre en la actualidad, permitirá a los enfermos contar con un tratamiento especializado a través de la Seguridad Social. «Facilitaría en muchos casos su acceso a un tratamiento y el seguimiento al mismo para superar la enfermedad. Desde el punto de vista degenerativo-médico-psicológico se podría atajar a tiempo la enfermedad y evitar el deterioro físico-orgánico y psicológico que conlleva. Pero además se dignificaría al enfermo evitando su discriminación, desigualdad y trato injurioso», insiste.

El colectivo linarense, que ha sido pionero a la hora de solicitar esta clasificación a nivel nacional, expondrá esta iniciativa en la próxima asamblea de la Federación Nacional de Asociación de Alcohólicos Rehabilitados, con el objetivo de iniciar una campaña de firmas que permita recoger al menos medio millón de éstas como apoyo a su propuesta. Una asamblea que aprovecharán para denunciar la publicidad en la que se relaciona el deporte con las bebidas alcohólicas.

Enfermedad

La propuesta: El presidente de ALAC ha dirigido una carta al Congreso de los Diputados con el objetivo de que el alcoholismo sea considerado como enfermedad en cada una de las leyes y reglamentos del país para acabar con la incongruencia que existe. Entre las consecuencias de esta catalogación, Márquez destaca el acceso a un tratamiento en la Seguridad Social.