Que el juego es un negocio nunca se ha puesto en duda, pero éste tiene dos caras, la económica y la humana. Por un lado, el juego genera dinero para el empresario y para la Administración, que sólo en la provincia de Albacete recauda en torno a 12 millones de euros anuales. Pero en el otro lado, en el más oscuro, está el de la enfermedad. La afición al juego puede degenerar en una patología que recibe el nombre de ludopatía y puede acabar con la vida de quien la padece.

El caso es que los juegos de premio rápido, los más adictivos, como los bingos, las máquinas recreativas y las tómbolas y rifas generan, sólo en concepto de recaudación de impuestos, más de doce millones de euros anuales en la provincia de Albacete, cifra que a nivel regional oscila entre los 46 y los 54 millones de euros.

Apoyo

Jugadores Anónimos sabe que un negocio que genera tal cantidad ingresos, tanto para las arcas del Estado como para los empresarios, ni desaparecerá ni se prohibirá nunca. No obstante, uno de sus socios advertía ayer a los aficionados que no bajen nunca la guardia. Detrás de las máquinas recreativas y bingos hay una imagen de diversión y éxito que nada tiene que ver con la realidad: «La máquina siempre gana».

Fermín empezó jugándose una peseta y llegó a ver como volaban 800 euros en una tarde. Jugó para ganar y perdió a su familia y su trabajo. Nunca salía con menos de cien euros en el bolsillo y siempre regresaba con las manos vacías.

Cerca de un centenar de personas piden ayuda cada año a Jugadores Anónimos. Unos se recuperan y logran vivir manteniendo a raya la adicción, pero mucho otros vuelven a caer una otra y otra vez hasta llegar a perder la cabeza. Cuando se es adicto al juego no hay distinciones, los juegos de premio rápido atraen más, pero también son una tentación la Lotería, un boleto de rascar o la amplia oferta que ofrece Internet.

No hay edad ni perfil. Cualquiera puede engancharse al dinero rápido que ofrecen los juegos de azar. «Al principio, las máquinas eran de una peseta, pasamos al duro y ahora ves cómo un euro vuela en quince segundos. En un casino te puedes dejar cinco euros de una pulsación y ver cómo vuelan 800 en una tarde», se lamentaba Fermín.

250 millones

Según los datos facilitados por la Consejería de Economía y Hacienda, la recaudación obtenida a través del impuesto sobre el juego suele ser estable. Así, en el año 2002, la provincia de Albacete ingresó por este concepto 12.804.406,56 euros, cifra que, hasta el 2006, fue de 12.540.101,05 euros, 11.777.264,38 euros, 12.788.966,74 euros y 12.050.170,17 euros. Castilla-La Mancha ha recaudado en estos últimos cinco años, en total, cerca de 250 millones de euros.

Además, hay que tener en cuenta que aquí entran únicamente las máquinas recreativas, las rifas, los bingos y las tómbolas, ya que juegos como la Lotería o el cupón no dependen de la Administración regional.