Los cigarrillos electrónicos que se han puesto ahora de moda como sustitutivos del tabaco quedarán prohibidos en centros sanitarios y educativos. Así lo ha anunciado la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales que regulará el uso de estos cigarrillos electrónicos en el ámbito de sus competencias.

Este tipo de cigarrillos son dispositivos electrónicos que suelen vaporizar una mezcla de nicotina, glicol de propileno y otros compuestos químicos. Por eso, Salud ha iniciado un estudio exhaustivo sobre la composición de estos productos a fin de poder determinar la existencia de posibles sustancias no declaradas entre sus componentes y su posible impacto sobre la salud de las personas.

Esta investigación se realiza entre la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales y la de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural, haciendo uso de la máquina que fuma y que ya ha servido para hacer análisis de la composición de los cigarrillos.

Asimismo, y para evitar posibles fraudes, los inspectores de salud, dentro del programa de inspección del tabaco, elaborarán un protocolo para vigilar que en los establecimientos en los que se venden estos productos no se utilicen mensajes que induzcan a que se trata de una terapia válida para dejar de fumar ni a pensar que tienen un efecto beneficioso sobre la salud.

Norma nacional Andalucía irá más allá e instará al Ministerio de Sanidad a que establezca una normativa que regule a nivel nacional el uso de estos productos. No sería novedoso puesto que ya se ha prohibido en Francia, desde el pasado mes de mayo, en todos aquellos lugares en los que está prohibido fumar tabaco. En esta línea, Malta lo ha prohibido en los espacios públicos cerrados, así como en bares, restaurantes y lugares de trabajo. Por su parte, Bélgica y Luxemburgo consideran el cigarrillo electrónico un producto de tabaco si contiene extractos de tabaco, e Italia ya anunció en julio que quería prohibir su uso en los colegios y prohibir su venta para menores de 16 años.

Información Con el ánimo de informar y tranquilizar a los almerienses que han apostado por este hábito, Salud ofrecerá información clara y actualizada a la ciudadanía sobre los cigarrillos electrónicos tanto a través de la web de la consejería, como a través del teléfono de información al ciudadano de Salud Responde (902 505 060).

Y es que son muchos los que ya se han decantado por el vapor. El presidente de la Federación almeriense de fútbol, José Martín Doblado, es uno de ellos. «Noto que me sienta mucho mejor que el tabaco. Ya no siente opresión en el pecho, ni tengo pitos», asegura este fumador que ha abandonado los cigarros tradicionales y ha intentado que algunos de sus familiares hagan lo mismo.
Como él, Pilar López, que ha llegado a fumar casi un paquete diario de tabaco rubio, y ahora se «entretiene» con los cigarrillos electrónicos. Ninguno de los dos considera peligroso este cambio. «Al contrario, sustituye perfectamente al tabaco y es mucho mejor», aseguran.

Tienen claro, no obstante, que detrás de las futuras limitaciones puedan estar «los intereses económicos».