Más de un tercio de las personas publican en las redes sociales, envían mensajes de texto y aparecen en fotos mientras están bajo la influencia de las drogas (34%) y después lo lamentan (21%), según un estudio realizado por el Centro para el Uso de Drogas y la Investigación del VIH/VHC en la Universidad de Nueva York (EEUU).

El estudio, publicado en la revista ‘Substance Abuse’, se llevó a cabo examinando datos de 872 adultos encuestados al ingresar a fiestas de música electrónica dance (EDM) en la ciudad de Nueva York que informaron el uso actual o anterior de drogas. A los participantes se les preguntó si estaban drogados mientras publicaban en las redes sociales, llamaban o enviaban mensajes de texto, o se sacaban una foto. También se les preguntó si lamentaban el comportamiento, arrojando que más de un tercio de los asistentes (34,3%) publicaron en redes sociales mientras se encontraban drogados y un 21,4 por ciento lo lamentaba.

«Al menos uno de cada cinco se arrepintió después de participar en estos comportamientos mientras estaba drogado, lo que sugiere que algunas circunstancias pueden haber resultado en situaciones socialmente perjudiciales o embarazosas», ha explicado Joseph Palamar, autor principal del estudio y profesor asociado de Salud de la Población en la Facultad de Medicina de la Universidad de Nueva York.

Además, más de la mitad (un 55,9%) había enviado mensajes de texto o llamado a alguien mientras estaba drogado, y el 30 por ciento lamentaba haber hecho una llamada o haber enviado un mensaje de texto. De ellos, casi la mitad (47,6%) se había sacado una fotografía mientras estaba drogado, y un 32,7 por ciento lo había lamentado después.

«Las publicaciones arriesgadas en las redes sociales, incluidas aquellas que muestran a personas con alto consumo de drogas, tienen el potencial de causar vergüenza, estrés y conflicto para los usuarios y aquellos en sus redes sociales», ha declarado Palamar.

El investigador ha añadido que «también puede tener implicaciones adversas para la carrera de uno, ya que la mayoría de los empleadores ahora usan las plataformas de redes sociales para seleccionar candidatos de trabajo y pueden buscar evidencia de uso de sustancias».

Las mujeres y los jóvenes, el grupo de mayor riesgo

Según los datos del estudio, las mujeres y los adultos jóvenes de entre 18 y 24 años tenían un riesgo particularmente elevado de publicar en las redes sociales bajo el efecto de sustancias, y también eran más propensos a enviar mensajes de texto, hacer llamadas y tomar fotos mientras estaban altos. Los usuarios negros tenían un riesgo mucho menor para estas actividades.

Por otro lado, en comparación con los consumidores de otras drogas, los consumidores de marihuana tenían el mayor riesgo de participar en estos comportamientos mientras se encontraban bajo los efectos de las drogas, seguidos de los consumidores de cocaína.

«Una parte importante de nuestra muestra se involucró en el uso de las redes sociales mientras estaba drogado y lo lamentó. Aunque se necesita más investigación, nuestros hallazgos sugieren la necesidad de programas de prevención o reducción de daños para educar a los grupos de alto riesgo no solo sobre los efectos adversos para la salud del uso de sustancias, sino también sobre los posibles resultados sociales negativos», ha expresado Austin Le, investigador asociado en el Departamento de Salud de la Universidad de Nueva York.

Los investigadores han planteado que ya que los programas de prevención se han centrado en la seguridad física -por ejemplo, no conducir después de beber-, estos programas también podrían destacar el uso de un teléfono móvil mientras un persona se encuentra bajo la influencia de las drogas.

«Tácticas como el uso de aplicaciones para prevenir enviar mensajes de texto mientras se está intoxicado o retrasar la publicación en las redes sociales hasta que uno ya no experimente los efectos de las drogas puede ayudar a minimizar el daño social», ha sugerido Palamar.

Nota: artículo original publicado en infosalus.com