Por Dra. Silvia B. Fernández – Directora médica Asociación Civil Abitus-Centro terapéutico de rehabilitación Abistus.

Se desconoce la realidad del problema en nuestro medio y es común que ante la falta de información y el temor a un tema complejo como es el de la drogadependencia, aparezca la negación como actitud común entre los padres de quienes consumen, otras veces se admite la existencia de la adicción y ante la impotencia se llega a la resignación pasiva.

Por esto desde Abistus impulsamos a que toda la población se informe.

Es erróneo pensar que la drogadicción es tema reservado a los psiquiatras sino que todo médico debe tener información mínima, en el que pueda distinguir en qué etapa de consumo se halla el paciente (uso, abuso, dependencia), y qué medida terapéutica tomará en cada caso. Algo parecido ocurre con los aspectos preventivos, pensando que solamente dependen de agentes de salud y fuerzas de seguridad, nada más lejos de la realidad, todos podemos y debemos tener una actitud preventiva desde el lugar de cada uno, sólo necesitamos conocimientos básicos, sentido común y responsabilidad social.

Se habla de un camino de la droga, son etapas que se van atravesando, entonces ¿toda persona que prueba drogas se convierte en adicto?

Algunos de estos se tornan consumidores, no por que la droga los atrapa sino que en ellos existía predisposición al consumo, de todas formas la respuesta a esa pregunta es «no», hay quienes prueban y no avanzan en el consumo, pero no debe pensarse que probar no tiene riesgos ya que «todo adicto comenzó probando».

Lo adictos suelen afirmar que ellos dejan la droga cuando quieren pero esto les es imposible.

Una vez que padres, amigos, trabajadores de la salud, etc, pueden reconocer que están frente a un consumidor de drogas, deben pensar que están frente a alguien enfermo, que no es una mala persona, sino que necesita ayuda de profesionales capaces de orientarlo, de realizar el diagnóstico e indicar el tratamiento adecuado. Ante esta evidencia, es posible que el paciente reaccione con enojo y ante la indicación de tratamiento lo lleve a fugarse del hogar, otras veces el rechazo no se manifiesta y el paciente disminuye el uso de drogas o hace un gran esfuerzo para disimularlo lo que utilizará para decir que el tratamiento es innecesario, las familias deben estar preparadas para esto y no pensar que dejar las drogas es tan fácil como quieren mostrar.

Ante la indicación de tratamiento, que podrá ser ambulatorio o en internación según el caso, el mismo deberá realizarse en un medio continente, donde la abstinencia esté asegurada, ésta no se logra ni se mantiene fácilmente, un porcentaje de adictos tienen recaídas, lo que indica la gravedad del problema e implica un trabajo terapéutico en equipo.

El Centro terapéutico Abitus trabaja en la rehabilitación del adictos, desde hace 3 años, éticamente y poniendo lo mejor de cada uno de los profesionales que formamos parte de este proyecto. Este día aniversario sólo resta decir gracias a quienes de una u otra forma colaboraron con nuestra asociación lo que nos permite seguir adelante con nuestra tarea.