A través de numerosas campañas la DGT insiste año tras año en la peligrosidad de conducir bajo los efectos del alcohol. Pero tanto las drogas como los medicamentos pueden provocar alteraciones en los conductores y provocar accidentes de tráfico.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) droga es «toda sustancia que, introducida en un organismo vivo, pueda modificar una o varias de sus funciones». Por tanto, podemos clasificar las drogas en estimulantes, depresoras y perturbadoras de la realidad.

Leer el artículo completo en elcorreo.com