El Projecte Home recibe cada mes una media de 30 peticiones de ayuda para menores de Mallorca que presentan problemas por consumo de drogas, según los datos facilitados por el portavoz de esta organización, Lino Salas. A esta cifra se suma un hecho igualmente preocupante, como es el que ya se registran casos de preadolescentes de 12 y 13 años de edad que han probado la marihuana o que incluso realizan un consumo abusivo de la misma.

Desde esta organización se señala que a esta treintena de peticiones mensuales de ayuda para jóvenes isleños se suma en torno a un centenar de llamadas telefónicas por parte de padres que solicitan información, ante el temor de que sus hijos estén consumiendo alguna de estas sustancias, o las numerosas consultas que se realizan por internet, en este caso protagonizadas por personas castellanoparlantes de todo el mundo.

En el caso de Mallorca, Lino Salas pone de relieve el descenso en la edad de inicio en que algunos de estos jóvenes entran en contacto con drogas como la marihuana, que se sitúa ya en los 12 años cuando no hace mucho se movía alrededor de los 14, lo que ha provocado la necesidad de revisar los programas de ayuda. Sin embargo, se subraya que a esas edades no existe un problema de drogadicción, sino de consumos iniciales provocados en la mayoría de los casos por la presión del grupo de amigos o por la curiosidad.

Algo similar está sucediendo con la cocaína. Si antes los casos que se trataban en el Projecte Home en relación a esta sustancia tenían sus edades mas bajas alrededor de los 18 años, ahora se dan ya a los 16 e incluso a los 15 años, según se subraya.

Los cambios afectan también a las drogas consumidas. Al descenso de la heroína comienza a sumarse ya el de las drogas químicas o de diseño, al existir una creciente conciencia de su peligrosidad. Al respecto, Lino Salas pone relieve que aunque estas últimas tengan un bajo nivel adictivo, su toxicidad es altísima, hasta el punto de que puede llegar a ocasionar la muerte, lo que está favoreciendo un paulatino recorte en sus niveles de consumo.

En el lado opuesto se encuentran aquellas sustancias cuya demanda se sigue incrementando entre los jóvenes de Mallorca, como son el tabaco, el alcohol, la marihuana y, en edades superiores, la cocaína.

Tendencia al policonsumo

El contacto con las drogas se inicia habitualmente con el consumo de bebidas alcohólicas y de tabaco, para posteriormente llegar a la marihuana y, en una fase posterior, a la cocaína.

El portavoz de Projecte Home destacó que el consumo de más de una droga resulta habitual en estas últimas fases, y como ejemplo apuntó que el 96% de los jóvenes que acuden a esta organización en busca de ayuda con su contacto con otras drogas lo son también de alcohol, y un 70% de marihuana.

A la hora de analizar los factores de riesgo, se destaca que muchos de los menores con este tipo de problemas mantienen una actitud pasiva ante la vida -no disponen de un empleo y no estudian o dedican poco tiempo a esta actividad- y apenas mantienen diálogo con sus padres, en muchos casos por cuestiones vinculadas al horario laboral de estos últimos.

También se señala como un elemento fundamental la pertenencia a grupos de amigos en los que existan otros jóvenes ya iniciados en el consumo de este tipo de sustancias.