Un 26% de los trabajadores del Consell Insular han dejado de fumar tras la implantación hace un año en todos los edificios de la institución del programa «Consell sense fums».

Así se desprende de la memoria presentada ayer por el conseller de Bienestar Social, Vicent Serra, de la que también se desprende que el 36,7% de los trabajadores fuma menos desde la puesta en marcha de esta iniciativa.

Asimismo, del 63,3% de los funcionarios que fuma menos o ha dejado de fumar el 48,6% considera que ha tenido mucho que ver en su cambio de hábitos el programa «Consell sense fums», mientras que la misma cantidad de trabajadores ha tomado esta decisión por cuenta propia.

En cuanto a los que abandonaron completamente el hábito del tabaco, un 54% lo hizo por su cuenta, un 23% acudió al programa terapéutico de deshabituación tabáquica del Consell Insular y un 8,1% acudió a otros servicios de tratamiento.

Al 86,4% de los trabajadores de los distintos edificios dependientes del Consell les ha parecido adecuada la información recibida a través de las charlas para crear unos edificios sin humos. Por su parte, el 52,7% considera que se está cumpliendo la normativa respecto a no fumar en los espacios señalizados, mientras que el 46,1% cree que no se cumple.

Vicent Serra aseguró que la finalidad de este programa era reducir el índice de fumadores en las instalaciones dependientes de la máxima institución pitiusa y destacó la participación activa de los trabajadores.

Por su parte el director del CEPCA, Alberto Villa, matizó que este programa «se ha adelantado a la legislación tanto del Govern como del Gobierno central» y su principal objetivo era fomentar la salud laboral «y motivar al fumador a abandonar el hábito».

La fase inicial del programa «Consell sense fums» consistió en presentarlo a todos los trabajadores de las dependencias pertenecientes a la máxima institución. Posteriormente se entró en la fase de sensibilización y se pasó un cuestionario entre los trabajadores para disponer de datos sobre sus hábitos.

Tras esto, se procedió a implantar el programa mediante charlas y se limitó el uso de tabaco en todas las dependencias. Ya en 2005 se inició el proceso de evaluación de la iniciativa para ver sus resultados.

Desde el CEPCA consideran que la medida ha sido un éxito ya que en un principio tan sólo el 68% de los trabajadores consideraban muy interesante que se llevara a cabo este programa, mientras que a su finalización este porcentaje se incrementó hasta el 84%.