El ministro de Justicia belga, Vincent Van Quickenborne, del partido liberal flamenco Open VLD, quiere aumentar a mil euros las multas a las personas que sea encontradas en flagrante delito de consumo de drogas duras, como la cocaína, informó la agencia Belga.

La idea de penalizar más duramente el consumo de drogas se enmarca en el contexto del aumento de las incautaciones en el puerto de Amberes, sobre todo de cocaína, el pasado año.

Además, el ministro de Justicia belga prevé extender al conjunto del territorio los controles para la detección de drogas que ahora se llevan a cabo en los festivales, según explicó en un programa de la televisión flamenca VRT el domingo.

Leer el artículo completo en lavanguardia.com