La semana pasada, todos los medios de comunicación difundieron la noticia de que el conocido ex actor porno Nacho Vidal había sido detenido por la Guardia Civil bajo la acusación de homicidio imprudente. Los hechos tuvieron lugar el 28 de julio de 2019 en la localidad de Enguera (Valencia), donde falleció el fotógrafo José Luis Abad por un infarto de miocardio tras haber supuestamente consumido las secreciones del sapo Bufo alvarius en el domicilio del actor.

Sin entrar a valorar el caso, desde la Fundación ICEERS quieren hacer un doble llamamiento a la responsabilidad, tanto desde la profesión periodística como por parte del consumidor, ya que la mayoría de informaciones que se están publicando sobre la sustancia son erróneas o directamente falsas. Publicar datos e informaciones sin contrastar, distorsionadas o fuera de contexto en medios de información generalista no sólo resulta peligroso, sino que constituye una práctica irresponsable que degrada la imagen del medio que las publica. Asimismo, los riesgos se acrecientan cuando los lectores aceptan esas informaciones como válidas por el simple hecho de haber sido publicadas en canales informativos de gran alcance. En consecuencia, como lectores y espectadores, mantener un espíritu crítico y contrastar la información que recibimos se convierte en primordial.

Seguir leyendo>>