Esta entidad, financiada con 125.000 euros, representa en su opinión «un claro ejemplo de implicación ciudadana en apoyo de las personas con dependencia de las drogas y de sus familiares».

Esta asociación ofrece, además, tratamiento psicoterapéutico a cónyuges y familiares de personas drogodependientes, en el que han participado un total de 755 personas, además de información, orientación y asesoramiento legal; también organiza cursos de formación en adicciones y grupos informativos para saber de qué manera actuar en cada caso.

Blasco ha afirmado que «como núcleo básico de la sociedad, la familia es el ámbito más idóneo para desarrollar una labor preventiva y asistencial en beneficio de las personas drogodependientes».

El grupo, en colaboración con la Dirección General de Drogodependencias, ha desarrollado, entre otras actividades, cursos de inserción sociolaboral de los que se han beneficiado 235 personas drogodependientes, con un perfil mayoritario que corresponde a hombres entre 26 y 35 años con estudios primarios y experiencia profesional de más de un año.

Blasco ha explicado que la Ley Valenciana de Drogodependencias establece la atención especializada a las personas dependientes y a sus familias, con el fin de garantizar dos principios básicos: la prevención y la reinserción.

Se trata, ha apuntado, de que «ningún ciudadano quede sin la cobertura necesaria, especialmente si pertenece a alguno de los colectivos especialmente vulnerables».

El grupo agrupa a 10 asociaciones con sede en Alicante, Benidorm, Castellón, Paterna, Torrevieja, Valencia y Villena, aunque atiende a personas de toda la Comunidad Valenciana.