Representantes del movimiento ciudadano de control de tabaco en España pidieron ayer en el Parlamento Europeo que se incremente de manera brusca el precio de las cajetillas y de cualquier producto que lleve nicotina, al considerar que es la medida más eficaz para luchar contra el tabaquismo, especialmente entre los más jóvenes. Esa subida debería alcanzar los 10 euros por cajetilla de manera progresiva. Así, España se sumaría al modelo puesto en marcha por Francia y que se implementa en dos etapas: una primera (actual) de aumento del precio a 8 euros y, antes del 2020, 10 euros. La respuesta inmediata ha sido que más de un millón de fumadores franceses han dejado este hábito adictivo. Australia también ha subido el precio a 20 euros, mientras que Reino Unido e Irlanda se lo están planteando.

Los firmantes de la declaración de Madrid reclaman igual trato fiscal para todos los productos con nicotina

Numerosos estudios científicos han demostrado que incrementar un 10% el coste lleva aparejado una caída del número de fumadores adultos de un 3,7% (casi un 10% en adolescentes y jóvenes). Así lo indicó ayer Francisco Rodríguez Lozano, presidente de la European Network for Smoking and Tobacco Prevention (ENSP), quien, junto con el Comité Nacional de Prevención del Tabaquismo (CNPT), organizó una jornada en el Parlamento Europeo para pedir una mayor implicación para combatir la primera causa de muerte evitable.

Seguir leyendo >>