La cocaína sigue siendo en Cantabria la droga que más se consume. Es algo que viene constatando en los últimos años la Fundación Proyecto Hombre de Cantabria. Un 44,37% de los que iniciaron el proceso de rehabilitación en esta organización fue precisamente por problemas con esa substancia y casi otro 30% por alcoholismo. La entidad atendió a 347 personas en los programas de rehabilitación durante el pasado año 2007.

El director de la Fundación Cescán-Proyecto Hombre de Cantabria, José Miguel Ruíz Baquero, explicó que el usuario típico es un hombre soltero, sin hijos, con una edad media de 29 años y que acude al centro para desengancharse de la cocaína. «Como en años anteriores, es el programa con mayor demanda de usuarios», subrayó al facilitar los datos correspondientes a la memoria anual de actividades, que por las limitaciones de la crisis económica no han podido publicar en papel.

Más del 90% de los consumidores de cocaína eran hombres y el 9,53% mujeres. La mayoría de ellos trabaja aunque algunos tienen baja médica y, según indicó Ruiz Baquero el programa de rehabilitación es compatible con su vida laboral.

En cuanto al programa para dejar el alcohol, los demandantes de rehabilitación son también varones, un 88,64% frente a un 11,36 % de mujeres. Y la edad media de las personas que están en proceso de rehabilitación es de casi 40 años.

El principal motivo para dejar las drogas es la familia o la percepción de haber tocado fondo. El apoyo de la pareja y de los parientes es fundamental, según José Miguel Ruiz Baquero, para dejar atrás las drogas.

El centro de acogida del Proyecto Hombre abrió sus puertas el 23 de noviembre de 1992 en locales cedidos por el Obispado y unos meses después, el 8 de junio de 1993 se abrió la Comunidad Terapéutica en Argomilla de Cayón, también en locales cedidos por la Diócesis. Hace once años se pusieron en marcha los programas de rehabilitación específica para personas dependientes del alcohol o ludópatas. El de tratamiento y rehabilitación de consumidores de cocaína data de julio de 1999. Proyecto Hombre abrió un nuevo centro residencial en Villapresente.

Altas

«Durante el año pasado dimos 17 altas terapéuticas y llevamos un total de 209 desde que Proyecto Hombre se puso en marcha. Es decir, personas que han culminado el proceso terapéutico en los distintos programas de rehabilitación y reinserción social».

El programa de prevención escolar y familiar que se imparte a los centros educativos de Enseñanza Secundaria alcanzó a 735 alumnos y a 36 profesores.

La prevención en el ámbito educativo es fundamental para que los más jóvenes puedan percibir los riesgos que supone el consumo de las drogas, tanto las legales como las ilegales.