La adicción a combinados explosivos como la cocaína, el alcohol y el cannabis están aumentando peligrosamente.El año pasado se multiplicó por dos el número de personas adictas, precisamente, a este conjunto de psicoestimulantes.

Sólo en el centro de proyecto hombre de Vigo acudieron más de 300 personas, de ellas 160 casos nuevos para los que ha habido que elaborar más de un programa de desintoxicación diferente.

Jaime lleva 8 meses dentro del proyecto hombre.
Es adicto al alcohol desde joven y con los años también al cannabis y a la cocaína.
No es la 1ª vez que intenta dejar sus adicciones y sabe perfectamente lo que cuesta.
Decidió entrar en el centro cuando vio que había tocado fondo, que no conseguía mantener los trabajos y que la relación con su familia peligraba.
Para él mientras está en el centro el problema no es pensar en tomar de nuevo drogas, sino las ganas de volver a trabajar, a hacer una vida normal.
Pero sabe por experiencia que salir antes de tiempo supone el fracaso.

Las drogas y las adicciones evolucionan, y por eso los procesos de desintoxicación también deben cambiar y adaptarse.
El director del centro, Manuel Estévez, afirma que cada vez son más normales los combinados de drogas y que sobresale de entre todos el formado por alcohol, cannabis y cocaína.

La edad de personas que acuden a proyecto hombre va desde los 14 hasta los 60. Los más jóvenes tienen problemas con las drogas de diseño, y el cannabis, mientras que las edades de 25 a 35 acogen sobre todo problemas con la cocaína y la heroína.

El alcohol aparece como complementario a casi todas las adicciones y en solitario en personas de más de 40 años.
Según Manuel Estévez cada vez hay más casos de personas que toman cocaína y Muchos de los pacientes atendidos también necesitan cuidados psíquicos.