El perfil del toxicómano madrileño corresponde al de un hombre de entre 31 y 40 años, soltero, con un nivel socioeconómico medio, con estudios primarios o inferiores, que vive en casa y sin incidencias legales actuales, según los datos de 2008 del Estudio de Indicadores de Consumo Problemático de Drogas en la Comunidad de Madrid de la Agencia Antidrogas.

En concreto, un 36 por ciento de las personas atendidas tienen entre 31 y 40 años, mientras que un 34 por ciento tiene entre 41 y 50 años, un 19 por ciento entre 18 y 30, un 10 por ciento más de 50 y un 1 por ciento menos de 18 años.

Asimismo, los datos revelan que continúan siendo mayoritariamente varones (82 por ciento) y solteros (59 por ciento). Entre las mujeres es menor el porcentaje de solteras (52 por ciento), aunque el porcentaje de separadas o divorciadas (11 por ciento) es mayor que en los hombres (8 por ciento).

El 33 por ciento de los atendidos en la red de la Agencia sólo ha alcanzado el nivel de estudios primarios, cifras que en el caso de las mujeres es menor (28 por ciento). El 61 por ciento de los atendidos no tiene hijos, y en el caso de las mujeres en tratamiento, tienen hijos en mayor proporción que los hombres (47 por ciento).

Delitos y prisión

El 59 por ciento de los toxicómanos de la Comunidad de Madrid no ha tenido incidencias legales en el pasado, un porcentaje menor en las mujeres (60 por ciento) que en los hombres (50 por ciento) y entre los sujetos que inician el tratamiento (72 por ciento). Así, el 22 por ciento de los pacientes atendidos ha estado en prisión (16 por ciento de mujeres y 24 por ciento de hombres).

Finalmente, el 79 por ciento vive en una casa o piso, frente al casi 3 por ciento que vive en la calle. En este sentido, el 44 por ciento vive con la familia de origen y un 34 por ciento, en pareja con o sin hijos. Además, casi el 50 por ciento de los pacientes está trabajando.

Respecto a la droga motivo del tratamiento, el perfil más usual es el del policonsumidor, aunque los pacientes se dividen en tres grandes grupos en cuanto a sus características: los que consumen heroína y cocaína y además pueden consumir cualquiera de las otras drogas (29 por ciento); los que consumen cocaína con otras drogas pero no consumen heroína (29 por ciento), y los que consumen heroína y otras drogas pero no cocaína (18 por ciento de los atendidos).

Además, el 20 por ciento de los atendidos consumen otras drogas distintas de la heroína o la cocaína (un 12 por ciento alcohol, un 6 por ciento cannabis, y un 0,5 por ciento el resto de drogas).

Situación sanitaria

Respecto a la situación sanitaria de las personas en tratamiento durante 2008 destaca que el 4 por ciento presentaba enfermedades de transmisión sexual, cifras más altas que en el año anterior. Además, el 49 por ciento presentaban marcadores frente al virus de la hepatitis: el 20 por ciento frente a los virus B y C, el 18 por ciento frente al virus de la hepatitis C y el 10 por ciento frente al virus de la hepatitis B.

Además, un 16 por ciento ha sido infectado por la microbacteria tuberculosa y un 3 por ciento presenta esta enfermedad. Asimismo, destaca que sólo el 7 por ciento eran VIH positivos.

Por otra parte, en 2008 se atendieron un total de 3.354 episodios de urgencias por consumo de sustancias psicoactivas en trece grandes hospitales de la región. En este sentido, los hospitales Ramón y Cajal y Gregorio Marañón fueron los que acapararon más episodios (15,6), seguidos de la Fundación Jiménez Díaz (10,8 por ciento), 12 de Octubre (10,1 por ciento), La Paz (8,8 por ciento) y La Princesa (7,5 por ciento).

De los atendidos, el 20,4 por ciento lo hizo por consumo de opiáceos (heroína, metadona), un 51,4 por ciento lo hizo por consumo de estimulantes (cocaína, anfetaminas, MDMA y otras drogas de diseño), un 15,4 por ciento por consumo de hipnóticos y sedantes (benzodiacepinas, barbitúricos, antipsicóticos e hipnóticos no barbitúricos), un 0,9 por ciento por alucinógenos, un 0,5 por ciento por sustancias volátiles, un 24,7 por ciento por cannabis, un 1 por antidepresivos y un 43,7 por ciento por consumo de alcohol. MORTALIDAD POR REACCIÓN AGUDA

A lo largo de 2008, un total de 137 personas fallecieron como consecuencia de una reacción aguda a sustancias psicoactivas, cifras muy inferiores a los datos de 2007. En resumen, en el primer trimestre del año fallecieron 38 personas, en el segundo, 43; en el tercero, 24, y en el cuatro, 32 personas.

Del total de fallecidos, 108 personas eran hombres, mientras que 20 fueron mujeres (hay 9 de las que no se conoce su identidad). Además, 55 personas tenían entre 36 y 45 años; 30 tenían 46 y más; 29 tenían entre 26 y 35, y 12 entre 16 y 25. Finalmente, hay 10 personas de las que se desconoce la edad.