El consumo de alcohol puede ser la causa de unas 60 enfermedades y trastornos diferentes, según el estudio «El alcohol en Europa: una perspectiva de salud pública», elaborado por el Institute of Alcohol Studies del Reino Unido, que señala que «el alcohol aumenta el riesgo de enfermedad de forma geométrica a la dosis». Según el estudio, además de ser una droga adictiva, el consumo de alcohol provoca lesiones, trastornos mentales y del comportamiento, afecciones gastrointestinales, cánceres, enfermedades cardiovasculares, pulmonares y musculo-esqueléticas, trastornos reproductivos, daño prenatal, mayor riesgo de parto prematuro y bajo peso al nacer.

El Dr. Antoni Gual, de la Unidad de Alcohología del Hospital Clínic de Barcelona, asegura que «los riesgos para la salud no derivan de la graduación de la bebida, sino de su contenido alcohólico». «Lo que es tóxico es el alcohol», puntualiza.

El informe señala que el alcohol es responsable de unas 195.000 muertes al año en la Unión Europea, donde el consumo por bebedor alcanza los 15 litros por año. Casi la mitad de este alcohol es consumido en forma de cerveza (44%), dividiéndose el resto entre vino (34%) y licores (23%).

España tiene 3 millones de personas con problemas derivados del alcohol. El Dr. Gual recuerda que, como toda droga, provoca adicción. «No es un alimento, no es una sustancia beneficiosa para la salud, pero si se toma en muy bajas cantidades se pueden evitar los problemas que puede comportar», sostiene.

Este especialista afirma que existen tres factores que determinan el riesgo de adicción: las cantidades consumidas, ya que a mayor cantidad de consumo más riesgo de ser alcohólico; la edad de inicio, porque cuanto más joven, más riesgo hay de que el organismo se insensibilice frente al alcohol y desarrolle una dependencia, y la genética, que propiciaría una predisposición.