UGT denuncia el trato vejatorio que reciben los trabajadores de DIANOVA, antigua asociación El Patriarca, que tiene fijado entre sus fines como ONG la rehabilitación y reinserción de drogodependientes y personas afectadas por el VIH.

En los últimos meses la asociación ha despedido a más de 32 trabajadores, en su mayoría trabajadores con contratos indefinidos, que se suman a los 40 despidos que DIANOVA realizó con la presentación de un Expediente de Regulación de Empleo en abril del año 2002.

UGT recuerda que un elevado porcentaje de los trabajadores que forma la plantilla de DIANOVA-ESPAÑA son ex-toxicómanos y afectados por el VIH, contratados a partir de su paso por los centros que DIANOVA tiene en distintas Comunidades Autónomas. Este es el caso de los trabajadores que están siendo despedidos ahora de manera irregular por DIANOVA y que llevan un importante número de años trabajando para esta Organización.

Las especiales circunstancias de estos trabajadores no parece preocupar a la Dirección de DIANOVA a la hora de rescindir los contratos de trabajo ni parece especialmente preocupada por el futuro de estas personas a pesar de la clara contradicción entre las consecuencias de sus decisiones y los fines sociales que teóricamente tiene fijada esta ONG: la rehabilitación y reinserción de toxicómanos.

En los últimos dos años DIANOVA ha despedido a este importante número de trabajadores sin reparar en el uso de amenazas, coacciones e insultos, un trato claramente vejatorio, para lograr que los trabajadores que la organización considera que ya no son útiles, renuncien a sus derechos laborales.

La consecuencia directa de este tipo de despidos traumáticos es que está afectando de manera directa y muy negativamente al estado anímico y psicológico de estos trabajadores: algunos han recaído en el consumo de drogas y/o presentan profundos cuadros depresivos junto a graves desequilibrios emocionales.

UGT ha presentado las oportunas denuncias ante las autoridades laborales para que se respeten los derechos laborales de estos trabajadores y reclama la intervención de las autoridades para que ponga freno a las actuaciones de la dirección de DIANOVA que tanto daño están haciendo a personas ex-toxicomanas y afectadas por el VIH, en clara contradicción con los fines sociales que tiene declarados así como para que se realice un control del destino final de las numerosas subvenciones que recibe.