Hacia el año 2015 dos millones de personas morirán cada año como consecuencia de cánceres inducidos por el consumo de tabaco, según revela la edición 2009 del Atlas del Tabaco, publicada por la Sociedad Americana del Cáncer y la Fundación Pulmonar Mundial.

El Atlas, presentado en la Cumbre Global del Cáncer LIVESTRONG, indica que el tabaco mata anualmente a seis millones de personas, algo más de una tercera parte de las que fallecen por cualquier tipo de cáncer.

El documento refleja geográficamente como el tabaco está devastando tanto las salud de las personas como la economía de los países, especialmente en aquellos con recursos bajos y medios.

Entre los datos que incluye, cita que hacia el año 2030, el 83% de las muertes por cáncer atribuibles al tabaquismo tendrán lugar en países de ingresos bajos y medios. Pero también recuerda que es un agente causante de cáncer totalmente prevenible mediante políticas públicas, entre ellas el Convenio Marco para el Control del Tabaco, recomendado por la OMS y aprobado por 160 países.