Estudiantes, profesores y orientadores de varios planteles de la ciudad serán parte del proyecto piloto “Intervención temprana en drogas sintéticas en el ámbito educativo”, que se une al programa de prevención de drogas que emprende el Ministerio de Educación en varios planteles de Guayaquil.

Este programa es auspiciado por la Unión Europea (UE) y la Comunidad Andina de Naciones (CAN) con el aporte de 88.000 euros (alrededor de 124.000 dólares), mientras que la contraparte -equipos y personal- la asume el Consejo Nacional de Sustancias Sicotrópicas y Estupefacientes (Consep).

Los organismos auspiciantes empezaron, en febrero del presente año, con el análisis del contenido de los programas de prevención de drogas que ejecutan Ecuador, Perú, Bolivia y Colombia.

En ese proceso fue calificada como factible la iniciativa ecuatoriana para adicionarle el proyecto piloto, que se implementará en 4 ciudades: Guayaquil, Quito, Cuenca y Manta.

En Guayaquil se capacitará a 2.700 alumnos y 600 padres de familia desde septiembre de 2009 hasta enero de 2010. Los alumnos pertenecen a 16 colegios escogidos -8 particulares y 8 fiscales-.

Entretanto, alrededor de 70 profesores y orientadores responsables de cada plantel empezaron a prepararse desde este mes hasta septiembre en los temas que se tratarán, dando énfasis al no consumo de drogas sintéticas.

El objetivo es disminuir el consumo de drogas en los jóvenes. Según un informe de la CAN y UE, realizado en Guayaquil y Quito, durante este año, la edad promedio de uso de tabaco, alcohol o drogas es de 14,6 años.

Anteriormente la edad promedio de inicio de consumo en jóvenes era de 15 años en adelante, señalan estudios del Consep realizados entre 1998 y 2005.
Para Abdón Sánchez, director regional del Consep, el objetivo fundamental del programa es evitar que los jóvenes consuman drogas sintéticas, ya que son las más dañinas para la salud.

“Es una de las más peligrosas y dañinas, por lo tanto, nosotros estamos haciendo medidas preventivas (…) para que haya el rechazo oportuno de los niños, de los jóvenes y para que los padres de familia los orienten”, señala Sánchez.

La directora de Sanidad de las Fuerzas Armadas, Marcela Vásconez, colaboradora del proyecto, señala que con el estudio se detectó que el consumo de este tipo de drogas, especialmente el éxtasis, aún es incipiente -pues llega al 2,1%-, pero preocupa porque apareció en el país abruptamente.

Esta situación, afirma la especialista, plantea la necesidad de actuar de forma inmediata. “Queremos frenar este consumo antes de que pueda convertirse en una epidemia, como sucede con las drogas legales como el alcohol, tabaco, tranquilizantes, estimulantes de uso terapéutico y con las drogas ilegales como marihuana y cocaína”.

Los entendidos están preocupados por la edad en que los jóvenes comienzan a consumir drogas, debido a que es la etapa académica, sicológica y social, por lo que provoca la privación de profesionales de excelencia

Para Michael Arana, estudiante de tercero de bachillerato del colegio Aguirre Abad, esta preparación es importante porque en la actualidad las personas que inducen al consumo hasta ofrecen las drogas gratuitamente. “Lamentablemente, ese tipo de personas ejercen bastante influencia, por eso es importante tener estas charlas, para evitar caer en el consumo”.

Pero Freddy Moreira, otro estudiante del Aguirre, es más directo al expresar que siempre se ven tentados por el alcohol y tabaco. “Hay que aprender a decir que no”, manifiesta.

Se une al criterio Ángel Macías, de 15 años, quien afirma que las charlas que reciben son un gran apoyo porque conoce los perjuicios que le causarán las drogas.

Además, los jóvenes celebran que se trate este tema abiertamente y que ya no sea un tabú.

Betty Valero, coordinadora del Programa de prevención del consumo de drogas de la Dirección de Educación del Guayas, dice que esta iniciativa fortalece la que emprenden, enfocándose en el desarrollo de las habilidades de los jóvenes, capacitación de los docentes y sensibilización de los padres de familia sobre el riesgo.

Para la difusión de esta actividad, que durará 9 meses, se prepararon afiches, pancartas, banners, publicidad en medios de comunicación. Además, hay cuatro equipos técnicos capacitados que trabajan con libros guías para maestros y cuadernos de trabajo para los estudiantes. Al final, estos equipos se encargarán de evaluar la labor.