De acuerdo con cifras de la Oficina de Política Nacional para el Control de Drogas de la Casa Blanca, los consumidores estadounidenses llegan a gastar en drogas hasta 65 mil 800 millones de dólares en un año.

Y pese a las acciones para evitar el tráfico de estupefacientes hacia Estados Unidos, al menos 352 toneladas métricas de cocaína ingresan anualmente.

En 2000, los estadounidenses gastaron un estimado de 36 mil millones de dólares en cocaína; 11 mil millones en mariguana; 10 mil millones en heroína; 5 mil 400 millones en metanfetaminas y 2 mil 400 millones de dólares en otras sustancias ilegales, precisó.

Además, el Centro Nacional de Inteligencia contra las Drogas consideró que la cocaína es la «mayor amenaza» en Estados Unidos, por su «alta demanda y disponibilidad», y que su distribución se está ampliando a nuevos mercados dentro del país.

Aceptó que la cocaína que se consume en la Unión Americana proviene de Sudamérica, y que sólo en 2002, la producción se estimó en 550 toneladas métricas, de las cuales, 352 toneladas con «calidad de exportación» estuvo disponible en EU.

Según las autoridades, cerca de 75 por ciento de la coca se cultiva en Colombia y que organizaciones del tráfico de drogas de ese país son las principales responsables de la producción, transporte y distribución.

De la cocaína que entra a Estados Unidos, 72 por ciento pasa por el corredor Centroamérica-México; 27 por ciento por el Caribe y 1 por ciento llega directamente de Sudamérica, explicó dicha Oficina.