En cuestión de meses, los rostros «normales» se convierten en espectros monstruosos y deformes. Los dientes se caen, las encías se contraen, la frente se hunde, los ojos se deforman. La piel se convierte en un estropajo, se llena de granos, pústulas y quistes…

La dramática metamorfosis de los adictos a metanfetamina cristalizada golpeó la conciencia y la retina del oficial de Policía Bret King. Convencido de que una imagen vale lo que un millón de palabras, King decidió poner sus dos décadas de experiencia en la calle en dos documentales: «Faces of Meth» y «From Drugs to Mugs».

Los protagonistas de su última película son ahora los «caretos» de la adicción. Las fotos impactantes del «antes y después» se han incorporado a la campaña contra la droga en el condado de Multnomah, en Oregón, con la esperanza de disuadir a miles de adolescentes en las escuelas y los institutos.

«A esa edad, la apariencia es tremendamente importante», asegura King, 45 años, arropado también por su experiencia directa como padre. «Aún recuerdo cuando iba al instituto, lo importante que era cuidar tu imagen, llevar las ropas apropiadas, el «look» adecuado, y cultivar eso que ahora llaman las redes sociales».

Recalcando al mismo tiempo los efectos del «crystal meth», la heroína, la cocaína y otras adicciones a nivel mental, King sostiene que la manera más directa de llegar a los adolescentes es con el poder de las imágenes, unidas a las declaraciones de presos que han pasado por el trance.

«Reunimos más de veinte testimonios, todos ellos voluntarios», asegura King. «En muchas ocasiones, han sido los propios adictos los que nos han incitado a transmitir su mensaje para prevenir a los jóvenes«.

Durante meses, el «sheriff» local liberó a tiempo parcial su «adjunto» Bret King -sin experiencia previa con la cámara- para volcarse en laespeluznante serie fotográfica y en los documentales que han alcanzado ahora relevancia nacional gracias a un reportaje de la MSNBC.

«Lo que he querido, de alguna manera, es que los chavales puedan ver lo que yo mismo he visto con mis ojos», declara King, en conversación telefónica con ELMUNDO.es desde Oregón. «A muchos adictos los has ido viendo a lo largo de los años, han entrado y salido de la cárcel varias veces, y en algunos casos el deterioro es tan dramático…».

Pese a la crudeza de las imágenes, los expertos como A.Thomas McLellan -director del Centro para Soluciones a los Abusos de Sustancias en la Universidad de Pensilvania- alaba la iniciativa por su capacidad para «hacer visibles» los efectos reales de las drogas duras.

«La metanfetamina puede provocar el estrechamiento de los vasos sanguíneos y contribuir a la desfiguración del rostro en pocos meses», asegura McLellan a la MSNBC. «Las encías se encogen como les ocurre a los viejos. Los dientes se pierden o se vuelven negros. Y si la droga está cortada con azúcar y otras sustancias, la piel se llena de granos y quistes».

La psiquiatra Larissa Money, experta en adicciones, afirma que la mala nutrición y el insomnio crónico está también detrás de las escalofriantes desfiguraciones, ocurridas algunas veces en el plazo de apenas seis meses. Las alucinaciones o las sensaciones como el hormigueo constante en la piel pueden provocar llevar también a los adictos a causarse autolesiones.

«El mensaje es claro: El abuso de las drogas puede cambiar tu vidade una manera que nunca pudiste imaginar», advierte King, que calcula que entre 75.000 y 100.000 estudiantes han visto ya sus documentales.

El oficial de Policía sigue pateando la calle a diario, aunque sus «presentaciones» del documental -recomendado para mayores de 13 años- han llegado ya a otros estados e incluso al Reino Unido… «Allá donde voy, la pregunta que le hago a los chavales en edad de riesgo es siempre la misma: «¿Cómo imagináis que será vuestra vida dentro de 10 años?».