Unas 600 personas participarán a partir del próximo octubre en un programa piloto sobre el uso terapéutico del cannabis, según ha anunciado la consellera de Salud de la Generalitat de Cataluña, Marina Geli, quien ha remarcado que el ensayo, pionero en España, cuenta con el aval del Ministerio de Sanidad.

De los participantes seleccionados, 130 serán enfermos de esclerosis múltiple que padezcan dolor neuropático y problemas de espasticidad (músculos tensos o rígidos), otros 130 serán pacientes con dolor neuropático debido a otras patologías como la anorexia y caquexia (mal estado de salud y nutrición) como consecuencia del sida, y el resto serán personas con cáncer que están sometidas a quimioterapia y que sufren náuseas y vómitos debido al tratamiento.

La consellera Geli ha destacado que con este proyecto “no se promociona de ninguna manera el uso recreativo del cannabis, sino que se trata de una respuesta a un requerimiento parlamentario“. En la iniciativa participan seis hospitales catalanes, más de 40 investigadores y 60 farmacias que se encargarán del seguimiento de los enfermos.

Además, los 600 sujetos del ensayo piloto participarán en un estudio de seguimiento para valorar el resultado y ver si para el año 2007 el uso terapéutico del cannabis se extiende a todos los pacientes que lo requieran.

En una primera fase, todos los pacientes se empezarán a tratar con Sativex, un producto que comercializa Bayer y que es un extracto de la planta entera del cannabis. Los pacientes sometidos a quimioterapia empezarán seis meses después, ya que primero se hará un ensayo clínico en 60 personas para determinar las dosis y la prescripción adecuada del fármaco.

Especialistas de los hospitales Vall d´ Hebrón, Germans Trias i Pujol (Can Ruti), Bellvitge, Clínic, Hospital del Mar y Hospital de Sant Pau podrán recetar el producto, que se presenta como un aerosol lingual, y serán las farmacias de los hospitales los que entreguen el medicamento al enfermo.

El método

Rafael Manzanera, director general de Recursos Sanitarios de la Generalitat, ha explicado que para este programa se han tenido en cuenta todos los estudios que se han hecho en el extranjero sobre el uso terapéutico del cannabis y todas las presentaciones que hay y que se ha elegido el vaporizador por su contenido en principios activos y porque su uso y su absorción es mejor.

Joan Ramón Laporte, director del Instituto Catalán de Farmacología, que también participa en el proyecto, ha señalado que cada envase de Sativex tiene 50 dosis, y que en principio el fabricante recomienda aplicar una pulverización como mínimo cada cuatro horas, ya que sus efectos terapéuticos se prolongan entre cuatro y seis horas.

Este experto ha insistido en remarcar que actualmente no hay estudios con este fármaco en personas sometidas a quimioterapia y que en este ensayo piloto se verá, además, cómo se comporta el producto en estos pacientes, que en principio deberían medicarse de dos a cuatro veces al día en los días posteriores al tratamiento, aunque las dosis están por determinar.

En este proyecto, las 60 oficinas de farmacia que participan serán las encargadas de hacer el seguimiento de los pacientes y de controlar los posibles efectos adversos, y se ha previsto que los enfermos, una vez obtengan el fármaco, acudan a las farmacias para tomarlo, ya que dos horas después serán sometidos en la misma oficina a unos test para ver cómo responden.

Una sustancia con historia

El cannabis se cultiva desde hace más de 4.200 años, y hasta que en la década de 1920 se declaró como narcótico y se restringió su tráfico internacional se usaba para extraer fibras y como relajante.

En abril de 2001 el Parlamento catalán aprobó por unanimidad una proposición no de ley a favor del uso terapéutico del cannabis contra el dolor, que instaba al gobierno de la Generalitat a iniciar las gestiones para autorizar su uso terapéutico, una reivindicación de varias entidades ciudadanas y, entre ellas del Grupo Agata de la Asociación Catalana de Mujeres Afectadas de Cáncer de Mama.