«Éste es un espacio para vivir en libertad, donde no se es adicto a nada. En este lugar todo es posible». Con estas palabras el presidente de Projecte Home en Balears, Tomeu Català, se dirigió al millar de personas que ayer se dio cita en la sede de la fundación para celebrar los 22 años de ayuda a personas con problemas de drogadicción. Voluntarios, familiares, autoridades, trabajadores pero sobre todo usuarios de Projecte Home estuvieron presentes.
La fiesta de aniversario fue sencilla, a la par que conmovedora. El momento más emotivo lo protagonizaron las madres de dos usuarios que ahora se están rehabilitando, Dani y Jorge. «Llegamos aquí hace siete meses y nos hemos encontrado con una gran familia que nos ayuda y nos escucha (…). Aquí todos tenemos un sentimiento común: el amor que sentimos por nuestros hijos», dijo la madre de Dani. «El esfuerzo del día a día junto al nuestro apoyo y cariño les conducirá al éxito: dejar atrás el infierno de la drogadicción», añadió la progenitora de Jorge al borde del llanto.

A parte de los parlamentos, hubo tiempo para mostrar a los asistentes qué logros ha conseguido el Projecte Home durante el último año. Han desarrollado actividades de reinserción laboral, talleres artísticos o cursos de electrónica. También se enseñó a los presentes un vídeo con fotografías de los usuarios del centro. Los festejos estuvieron acompañados de ball de bot y xeremies. Incluso dos personas en rehabilitación se atrevieron con el hip hop.

No faltaron a la cita la presidenta del Consell insular, Francina Armengol; el conseller de Salud, Vicenç Thomàs; el líder de EU-Verds en Ciutat, Eberhard Grosske, o la alcaldesa de Palma, Aina Calvo. «Gracias por dejarnos compartir estos 22 años con vosotros. Coraje, fuerza, salud y mucho ánimo para todos vosotros», dijo Calvo. «Sabemos del drama que significa la droga, pero también sabemos que se puede salir», concluyó Armengol.