Continúa la plaga mundial. Del 5% al 10% de todas las infecciones del Sida se atribuyen al consumo de drogas.

Cerca de 200 millones de personas han consumido drogas en algún momento en los últimos doce meses según el Informe Mundial sobre Drogas 2005, publicado por la Oficina de Drogas y Crimen de Naciones Unidas (UNODC) y que Síntesis Informativa llevara a tu conocimiento.

El informe de UNODC, que se sirve de datos hasta el 2003, estima que hay 160 millones de consumidores de marihuana. El número de quienes consumen anfetaminas y éxtasis, denominados en el informe consumidores ATS, es de 26 y 8 millones, respectivamente. El número de los consumidores de opio se estima en cerca de los 16 millones. El número de consumidores de cocaína es de casi 14 millones.

Un lucrativo comercio

“El tamaño total de la industria ilegal de las drogas se sabe que es enorme”. Pero su naturaleza clandestina hace difícil estimar su tamaño.

En 2003 la venta de drogas ilegales, medida en precios al por mayor, equivalía al 12% de valor de las exportaciones de productos químicos, y al 14% de las exportaciones agrícolas mundiales.

El mercado más grande, según estas estimaciones, es la marihuana, con un mercado al por menor de 113.000 millones de dólares.

La marihuana sigue siendo la droga más ampliamente producida, traficada y consumida en el mundo. Todos los indicadores – producción, capturas y consumo – sugieren que el mercado a nivel mundial se está ampliando más.

Proteger la sociedad

No obstante, el director ejecutivo de UNODC destacó la necesidad de mirar más allá de los datos.

“Mirar el número o porcentaje de personas que consumen drogas no nos dice todo lo que necesitamos saber”.

“Necesitamos un escáner de cuerpo completo, como se dice en medicina, que nos permita ver si es cierto, cómo y a través de dónde este cáncer está intentando invadir las instituciones humanas, sociales y económicas del mundo”.

“El desafío hoy es luchar contra el crimen asociado con el tráfico, mientras protegemos también la salud de nuestra sociedad contra las drogas”.

El otro lado de las drogas tiene muchas facetas.

Un ejemplo del daño creado por el consumo de drogas es su papel en la extensión del Sida. El método más común y mejor estudiado de transmisión es a través de jeringas contaminadas compartidas por los consumidores.

Globalmente, se estima que del 5% al 10% de todas las infecciones del Sida se atribuyen al consumo de drogas. Pero incluso las drogas no inyectables, como la cocaína y los estimulantes del tipo de las anfetaminas, juegan un papel, puesto que suelen conducir a comportamientos sexuales de alto riesgo.