La Comisión Mixta para el Estudio del Problema de las Drogas rechazó, con los votos del PP, una proposición no de Ley presentada por el Grupo Socialista por la que se instaba al Gobierno a tomar medidas tendentes a reducir la oferta de drogas en lugares de ocio juvenil y centros educativos.

La iniciativa socialista se sitúa en el marco de los objetivos fijados en la Estrategia Europea sobre Drogas 2000-2004. El diputado Vicente Ripa justificó su propuesta en función de los últimos datos del Observatorio Europeo sobre Drogas -publicados la semana pasada- que situaban a España entre los países donde más se consume hachís por parte de los jóvenes.

A juicio de Ripa, estos datos suponen un “fracaso” de las políticas del Gobierno en este ámbito. “El Gobierno tampoco consigue reducir el consumo de cocaína y éxtasis y la asociación entre drogas y diversión sigue en auge”, destacó.

En la misma línea, Ripa advirtió de que el Gobierno “aún no ha regulado el consumo de bebidas alcohólicas” -en relación al proyecto de Ley básica para la prevención del consumo de alcohol, pendiente de aprobar por el Ejecutivo-, ni ha impulsado en las escuelas la asignatura de prevención “anunciada a bombo y platillo por Mariano Rajoy en el Congreso sobre jóvenes, noche y alcohol”, celebrado en Madrid el año pasado.

La diputada del PP Enriqueta Seller justificó el rechazo de su grupo a la iniciativa socialista al considerarla “fuera de contexto”. “La proposición tiene interés, pero no recaba datos sobre la transversalidad que requiere un asunto de estas características”, declaró.

Seller reconoció que España es uno de los primeros países en lo que se refiere al consumo de cannabis, dato que explicó por “la ausencia de percepción de riesgo entre los jóvenes de todas las comunidades autónomas”, así como a factores de “intercambio cultural” entre jóvenes de distintos países europeos y “migratorios”.

En cualquier caso, repasó las iniciativas llevadas a cabo por el Gobierno en materia de prevención e inversiones presupuestarias para reforzar los medios policiales contra el narcotráfico. “Jamás se ha apuntado a España como el país donde hay un mayor acceso a las drogas”, subrayó.

Por otra parte, el PP rechazó también otras dos proposiciones no de Ley del PSOE para impulsar un programa de erradicación de cultivos de cannabis en la comarca marroquí del Rif, así como para la creación de un Agente Preventivo en materia de consumo de alcohol por parte de los jóvenes.

Al término de este debate, la Comisión celebró la comparecencia del delegado del Gobierno para el Plan Nacional sobre Drogas, Gonzalo Robles, para responder a distintas preguntas del PSOE, en su mayoría sobre el consumo de alcohol en jóvenes. Entre otros datos, Robles recordó que el Gobierno ha impulsado en las dos últimas legislaturas la formación de 250.000 agentes preventivos del consumo de drogas, entre padres y profesores.

Entre 1998 y 2002 se ha producido una caída de 9 puntos en el consumo experimental de alcohol y de 10 puntos entre los jóvenes que reconocen haber consumido en los últimos 30 días. “La tendencia es enormemente positiva”, si bien “no es suficiente, porque es una sustancia de gran tolerancia social y presencia en nuestra cultura y requiere el esfuerzo de todos”, concluyó.