El programa educativo español «Adolescencia y alcohol» presentado hoy, jueves, en Bruselas, persigue reducir el consumo de bebidas alcohólicas entre los adolescentes y retrasar la edad en la que los jóvenes empiezan a beber.

La Fundación Alcohol y Sociedad, creada por la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), dio a conocer esta iniciativa en unas jornadas para fomentar estrategias europeas con el fin de reducir la ingesta de alcohol en jóvenes y otros grupos de población, como las embarazadas o los conductores.

El director de la Fundación, Jaime Gil-Robles, expuso que el objetivo es promover un consumo moderado mediante tareas de información a los jóvenes, en las que intervienen las familias y los profesores.

Un 50% de los jóvenes que conocen las consecuencias de los abusos de las bebidas alcohólicas cambian su opinión sobre el consumo y de ellos, un 78% tienen más cuidado, mientras que el 18% dejan de beber, según Gil-Robles.

Los resultados del programa muestran que en un grupo de estudiantes que recibió información, un 57% consume alcohol en menor cantidad que otro que no la tuvo (63,8%).