Entre 500 y 600 mil uruguayos aún fuman pero las últimas cifras muestran un descenso sostenido en todas las edades, sobre todo en los jóvenes de entre 12 y 17 años, donde la prevalencia se redujo de 30 a 13 % en 10 años.

Dentro de las acciones de sensibilización que el Ministerio de Salud Pública (MSP) desarrolla en relación a la lucha antitabaco, se organizó una intervención urbana frente a la sede ministerial, oportunidad en la que se realizaron cooximetrías gratuitas y se difundió material informativo para concientizar a la población sobre los daños en la salud que provoca fumar. La actividad fue presidida por la ministra Susana Muñiz y por el responsable del Programa de Control del Tabaco del MSP, Winston Abascal.

Se estima que un 23 % de la población uruguaya es fumadora, porcentaje que representa entre 500 y 600 mil personas. Abascal aseguró que la tendencia de consumo viene en descenso en todas las edades y en todas las capas sociales, fundamentalmente en las de niveles educativos más altos. En los niveles educativos más bajos —gente que no completó primaria— el descenso es menor. En la población de entre 12 y 17 años, en los últimos 10 años pasamos de un 30 % de prevalencia a un 13 % en la actualidad. «Es muy significativo para los jóvenes de hoy y para los del futuro, porque en esa etapa se reproduce la epidemia», indicó Abascal.

La mujer continúa fumando menos que el hombre, pese a que las cifras de personas que dejaron de consumir tabaco descendieron menos en las mujeres. «La industria aprovechó que la mujer incorporó otros roles en la sociedad —empleo e independencia económica—, para que sumara también el consumo de tabaco», sostuvo. Las proyecciones que se manejan es que, de continuar la tendencia de consumo en el género femenino, en 15 o 20 años el cáncer de pulmón será más frecuente que el cáncer de mama.