Fumar en exceso puede tener un efecto negativo sobre el envejecimiento facial, por ejemplo aumentando la cantidad de arrugas, según una nueva investigación liderada por la Universidad de Bristol (Reino Unido) que ha buscado entre 18.000 rasgos de la cohorte del Biobanco británico.

En su estudio, publicado en la revista ‘Plos Genetics’, los investigadores querían probar un nuevo enfoque que pueda ser usado para analizar sistemáticamente los efectos causales a través de miles de resultados, combinando dos métodos: la aleatorización mendeliana y las pruebas de interacción genético-medioambiental.

Seguir leyendo en redaccionmedica.com