Según Avendaño, la atención al drogodependiente es médica, pero también psiquiátrica, psicológica y social, por lo que defiende que el trabajo debe centrarse no sólo en superar la dependencia física, sino también en la integración social y laboral del drogodependiente.

Aspectos sociales
Durante su comparecencia en la Comisión no Permanente para el Estudio del Narcotráfico del Parlamento de Galicia, la presidenta de la FGAD ha dicho que desde un punto de vista profesional sería adecuada la integración. Sin embargo, asegura que «es imposible abordar desde el Sergas los aspectos no médicos que requiere este tipo de paciente».

En la misma comparecencia, la presidenta de la FGAD ha elogiado la red asistencial gallega, si bien ha resaltado la necesidad de mejorarla en las provincias de Lugo y Orense. También ha criticado la escasa política preventiva de la Xunta, fundamentalmente a la hora de denunciar el acceso de menores a tabaco y alcohol. Para estos casos ha pedido «medidas punitivas más exhaustivas y más ejemplarizantes».

Por otra parte, Avendaño ha defendido el establecimiento de planes locales de drogodependencias, «que permitirían no dispersar los recursos existentes».