La Organización Mundial de la Salud (OMS) se ha comprometido a tomar «medidas de urgencia» para que los casi seis millones de portadores del sida en los paises en vias de desarrollo tengan acceso a los medicamentos necesarios. «El hecho de que millones de personas en el mundo no tengan acceso al tratamiento antirretrovírico contra el sida crea una situación de urgencia mundial», han estimado fuentes la OMS en una rueda de prensa ofrecida por su director general, el Lee Jong-Wook.

«Y, sin embargo, existen medicamentos que permitirían tratar a los enfermos por un dólar al día e incluso menos», ha explicado Lee Jong-Wook en un comunicado. Según la organización, unos seis millones de habitantes de países en vías de desarrollo necesitan tratamiento antirretrovírico, pero menos de 300.000 de ellos lo reciben.

«Para dar tratamiento antirretrovírico a los millones de personas que lo necesitan, debemos cambiar nuestra manera de ver y nuestra manera de actuar», dijo Lee, agregando que «seguir como antes equivale a dejar morir miles de personas por día».

La OMS presentará el 1 de diciembre próximo, en ocasión del Día Mundial contra el Sida, un plan destinado a proveer de aquí a 2005 medicamentos antirretrovíricos a tres millones de personas, cuando sólo un millón son tratados hasta ahora. En el marco de ese programa, la OMS pondrá equipos de intervención de urgencia a disposición de los países más afectados.

Informe

Por su parte, el secretario general de la ONU, Kofi Annan, asegura que «hemos recorrido un largo camimo en la lucha contra el sida en Africa, continente asolado por la pandemia, pero no lo bastante».

Los recursos para la lucha contra el sida han ido en aumento en los dos últimos años, pero sólo llegan a la mitad de lo que se necesitaría para dar una respuesta efectiva a la epidemia hacia el año 2005, según un informe presentado por la ONU.

El documento es el resultado de un examen de la situación en 103 países, de los cuales un 93% ha establecido estrategias y organismos para coordinar la respuesta ante la enfermedad, mientras que en el 88% se ha incrementado la concienciación del público por medio de campañas mediáticas y programas educativos.

Michel Carael, jefe del departamento de evaluaciones de ONUSIDA, valoró la situación actual con mayor rotundidad: «Es inaceptable. Es más que una enfermedad, afecta verdaderamente a la economía y a la cultura» del continente, afirmó.

Cruz Roja también hizo un llamamiento a todos los gobiernos para que establezcan un marco de contribuciones equitativas, basado en el PIB, con el fin de garantizar la sostenibilidad y estabilidad del fondo mundial de lucha contra el sida, la tuberculosis y el paludismo. El presidente de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Juan Manuel Suárez del Toro, ha llamado la atención sobre el fracaso de la puesta en marcha de la Declaración de Compromiso en la lucha contra el sida (adoptada hace dos años), que preveía para el 2005 una inversión mínima de 10.000 millones de dólares en la lucha contra la pandemia.

«Podemos alcanzar fácilmente esa meta, si la voluntad y el empeño están presentes», señaló Suárez del Toro con motivo de una sesión extraordinaria de la Asamblea General de la ONU, celebrada en Nueva York (Estados Unidos).