Aquellos países que quieran llevar a los tribunales a las grandes tabaqueras por casos de muertes o daños a la salud causados por el cigarrillo, cuentan ahora con la ayuda de la Organización Mundial de la Salud, OMS. Con este ofrecimiento -que consiste en asistencia técnica, análisis de documentos y búsqueda de evidencia- este organismo de la ONU trata de motivar a más gobiernos a tomar medidas legales contra estas compañías, y así disminuir las posibilidades de negocio de estas empresas.

Según la OMS, las demandas podrían «cambiar la actitud» de las compañías, además de obligarlas a pagar compensación a las víctimas del tabaquismo. De acuerdo a las estadísticas de la organización, ocho personas mueren cada minuto por enfermedades relacionadas con el tabaco. La OMS está presionando para que se establezca un tratado internacional que imponga controles más estrictos sobre el tabaco, restringiendo su mercadeo, publicidad y financiamiento.

Los 191 países miembros de este organismo de la ONU debatirán estos temas al final de la semana, y se espera que el tratado esté finalizado para mayo de 2003.