La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el cannabis debe retirarse de la lista de las drogas más peligrosas y fiscalizarse de una manera distinta. Así lo solicita su Director General, Tedros Adhanom, en una misiva al Secretario General de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, fechada a 24 de enero y a la que ha tenido acceso El HuffPost.

La recomendación supone un paso muy relevante para el cannabis y especialmente para las investigaciones sobre su uso terapéutico. Durante los últimos 60 años, la Comisión de Estupefacientes de la ONU (CND) ha clasificado al cannabis en la categoría más restrictiva, reservada a sustancias “muy peligrosas sin valor médico alguno o muy limitado”.

Seguir leyendo en huffingtonpost.es