La relación entre los antibióticos y el alcohol siempre ha sido complicada. O siempre ha estado, para decirlo mejor, rodeada de creencias y afirmaciones que han generado dudas y temores a lo largo del tiempo. Sobre todo si se tiene en cuenta que, según la última edición de la Encuesta sobre Alcohol y Drogas en España (EDADES), publicada en diciembre de 2018, en nuestro país tres de cada cuatro personas beben alcohol: el 75,2 % de la población. «Beber alcohol si estás tomando antibióticos hace mal», dice alguien. «No hace mal -responde alguien más- pero anula el efecto de la medicación». ¿Qué tiene la ciencia para decir sobre esto?

Seguir leyendo en eldiario.es