Las estrellas del rock – famosas por su estilo de vida desmesurado- tienen verdaderamente más posibilidades de morir antes de alcanzar la vejez.

Un estudio entre más de 1.000 artistas, principalmente británicos y norteamericanos, desde Elvis Presley hasta el rapero Eminem, ha desvelado que tienen entre dos y tres veces más probabilidades que la población normal de sufrir una muerte prematura.

Entre 1956 y 2005 hubo 100 muertes entre los 1.064 músicos examinados por los investigadores del Centro de Salud Pública de la Universidad de Liverpool John Moores. Además de la de Presley, la investigación incluye las muertes prematuras del cantante de The Doors, Jim Morrison, del guitarrista Jimi Hendrix, de la estrella de T Rex Marc Bolan y del líder de Nirvana, Kurt Cobain.

Más de un 25 por ciento de estas muertes estuvieron relacionadas con el abuso de las drogas o del alcohol, dijo el estudio publicado en el Journal of Epidemial Community Health. «El periódico describe claramente cómo la población de estrellas del pop y del rock tiene un riesgo desproporcionado de muertes relacionadas con el alcohol o las drogas», dijo Mark Bellis, director del estudio.

Según Bellis, el estudio cuestiona lo apropiado de utilizar estrellas del rock para lanzar mensajes de salud a la opinión pública como campañas antidrogas cuando su estilo de vida es tan peligroso. «En la industria de la música, factores como el estrés, el cambio de la popularidad al anonimato, y la exposición a ambientes donde el alcohol y las drogas son de fácil acceso pueden contribuir al uso de sustancias y a otros comportamientos autodestructivos», dijo el informe.

Según los investigadores, los músicos tienen más riesgo en los cinco primeros años tras su llegada a la fama, cuando los índices de mortalidad son tres veces mayores a lo normal, y pusieron como ejemplo a Hendrix, Ben Scott, de AC/DC y el cantante punk Sid Vicious.

Entre los artistas británicos, el riesgo de muerte permanece alto hasta unos 25 años después de su primer éxito, cuando vuelven a tener expectativas de vida normales. Esta tendencia en cambio no se da en América del Norte, donde los rockeros veteranos pueden morir especialmente de ataques cardíacos. Jerry Garcia, de Grateful Dead, Carl Wilson, de Beach Boys y Jonny Ramone, de los Ramones, murieron cuando estaban en la cincuentena.