Las compañías tabaqueras continúan buscando nuevas fórmulas para propiciar el consumo de cigarrillos. Una de las iniciativas más curiosas es la de Japan Tobacco (JT), la tercera empresa más grande del sector. Se trata de un autobús-cafetería con el que se pretende ofrecer un lugar para que los fumadores puedan disfrutar de su hábito. Ya han surgido voces que señalan los efectos negativos del «Smocar».

Las dos caravanas de JT, una inspirada en la América de los 50 y la otra en la Francia de los 60, responden al intento de «promover una sociedad en la que fumadores y no fumadores puedan coexistir más fácilmente», según ha destacado Kazunori Hayashi, miembro del equipo de comunicación de JT, en declaraciones a «elmundosalud.com».

En estos establecimientos también se pueden consumir bebidas, comprar encendedores, ceniceros o réplicas de los autobuses. Son algunos de los servicios extra que esta empresa ofrece a todo aquel que decida subirse a bordo.

Nueva forma de promover el consumo

En una carta, publicada en «British Medical Journal», el profesor Hiroshi Kawane subraya que estos vehículos suponen «una nueva forma de promover el consumo de tabaco».

Debido a que, según señaló a «elmundosalud.com», uno de los vehículos «suele estar emplazado junto a un complejo de oficinas en Otemachi, Tokio», las personas que suelen acudir a él son los trabajadores de las empresas cercanas que van a fumarse un cigarro en el descanso de la comida.

Pero ésta no es la única iniciativa que JT, fabricante de marcas tan conocidas como Camel, Winston o Mild Seven, ha lanzado para, según recalca Hayashi, promover la harmonía entre las personas que poseen el hábito y los que no.

«El estilo del fumador»

Tal es el caso de los equipos de limpieza que, bajo el nombre de «la tribu del estilo del fumador» («Smoker s style crew»), se encargan de recoger las colillas y de limpiar los distintos lugares para fumadores que la empresa ha establecido.

Los anuncios publicitarios son otra de las fórmulas elegidas por la compañía para mejorar las relaciones entre los dos grupos de la población. En este sentido, la compañía subraya el esfuerzo que se está llevando cabo en Japón «para recordar a los fumadores que sean más conscientes de los demás» cuando consumen tabaco.

No obstante, el profesor Kawane advierte del peligro añadido que supone la iniciativa puesto que «el tabaco que se fuma pasivamente combinado con los humos del «Smocar» se ha convertido en un riesgo para la salud de los no fumadores que se encuentran en las cercanías del automóvil».