Los dos jóvenes fallecidos en Málaga el 3 de marzo a consecuencia del consumo de pastillas de éxtasis no habían consumido alcohol, según informó ayer en Sevilla el director del Instituto de Toxicología, Manuel Repetto. Los análisis efectuados en el centro coinciden en este aspecto con el resultado de las autopsias, pero contradicen las versiones de varios testigos, incluidos algunos amigos de los fallecidos. Estas versiones atribuían las muertes en la fiesta dance del pabellón Martín Carpena a la mezcla de éxtasis y alcohol o a la adulteración de la droga con algún tóxico, lo que ya está descartado.

Toxicología ha enviado ya los resultados de estos análisis al juzgado malagueño que instruye la investigación sobre las muertes. El instituto ha estudiado también la composición de una pastilla aportada por el padre de uno de los jóvenes muertos, que la encontró en la ropa que llevaba el muchacho.

El resultado de los análisis indica una proporción de éxtasis del 42% -exactamente 60 miligramos–, una presencia que encaja en los estándares de este tipo de drogas. El comprimido contenía además varias sustancias aglutinantes empleadas en farmacia que no tienen ninguna toxicidad.

PASTILLA CORRIENTE

Es decir, la pastilla no estaba adulterada con algún tipo de elemento tóxico que pudiera haber provocado una reacción mortal, como se especuló en los primeros días posteriores a la fiesta. Otro bulo que circuló en relación con este asunto aludía a una supuesta presencia altísima de MDMA –éxtasis en lenguaje coloquial– en la pastilla, que podría superar el 80% y habría sido la causa de ambas muertes. La pastilla aportada no era mortal ni mucho menos. Era la dosis corriente de lo que circula en el mercado de este tipo de sustancias.

CERCO A LOS TRAFICANTES

Por otra parte, el desmantelamiento de un pequeño laboratorio de elaboración de éxtasis y cocaína en Sevilla, realizado el pasado viernes, constituye la aplicación inmediata de las directrices ordenadas desde la Delegación del Gobierno en Andalucía a las fuerzas de seguridad a raíz de los sucesos del Martín Carpena. Las autoridades policiales han recibido el encargo de ir a por los traficantes de drogas sintéticas con todos los medios disponibles.