La ciudadanía española está mayoritariamente a favor de que se prohíba fumar en los coches cuando hay menores, como ya han hecho algunos países nórdicos o Japón. Ocho de cada diez personas apoyan la medida, nueve puntos porcentuales más que hace un año y después de que el Gobierno de Pedro Sánchez, tanto el Ministerio de Sanidad como la DGT, esté estudiando la implantación de una restricción que también ve con buenos ojos la Generalitat.

En esta coyuntura, la encuesta que la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFYC) publica con motivo de la celebración de la Semana Sin Humo aprecia un “significativo aumento” del número de personas favorables a endurecer la ley antitabaco pero cuando hay niños en el vehículo, puesto que la posibilidad de que se prohíba el tabaco siempre al volante sólo la apoyan un 54,2% de los encuestados, seis puntos menos que el año pasado. Mucho más amplia es la aceptación (el 75,4%) de que se impida fumar en piscinas o centros comerciales abiertos; mientras que el beneplácito a que se restringa en estadios deportivos se sitúa en el 63,4%.

Seguir leyendo >>