Los ciudadanos europeos se gastan al menos 30.000 millones de euros al año en comprar drogas, un mercado que representa la mayor fuente de ingresos para el crimen organizado dentro de la Unión Europea, según un informe publicado este martes el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (EMCDDA) y Europol.

El cannabis domina el mercado europeo de la droga y representa el 39% de todo el gasto europeo, con un valor de 11.600 millones de euros. Unos 25 millones de euros de entre 15 y 64 años consumieron esta droga el año pasado, según consta en el estudio.

El texto también remarca que, aunque el uso de esta droga sigue dominado por el consumo de cannabis en forma de marihuana (hierba) o hachís (resina), está aumentando la venta de productos derivados de esta droga, como aquellos utilizados para cuestiones terapéuticas o productos con cannabidiol (CBD) o niveles bajos de tetrahidrocannabinol (THC).

España se mantiene como el principal país de entrada de hachís a la UE y comparte con Países Bajos el protagonismo como centro de tráfico interno. Ambos países son identificados también como el origen de la mayoría de las incautaciones realizadas por las autoridades policiales del resto de socios.

Tras el cannabis, la siguiente droga más consumida en Europa es la cocaína, con un valor estimado de gasto de 9.100 millones de euros al año y 4 millones de consumidores europeos. Su consumo está todavía concentrado en el sur y el oeste del continente, pero el mercado «parece estar expandiéndose» gracias a la producción «récord» registrada en Latinoamérica, que ha intensificado el tráfico a Europa.

En cualquier caso, España, Bélgica y Países Bajos siguen siendo los principales puntos de entrada y de distribución de cocaína por todo el continente.

Además, el informe de EMCDDA y Europol subraya que la presencia de grupos de crimen organizado europeos en América Latina hace que puedan gestionan de forma integral la cadena de suministro, un hecho que podría estar impulsando la competencia de este mercado, vinculado a la violencia dentro de la UE.

Con un 25% del gasto anual, unos 7.400 millones, la heroína otros opiáceos representan el tercer grupo de drogas más consumidas en Europa (1,3 de consumidores europeos el pasado año). La ruta de los Balcanes sigue siendo la principal entrada de esta droga a la UE, aunque Europol señala el incremento de las llegadas por el Sur, principalmente a través del Canal de Suez.

El mercado de anfetaminas, metanfetaminas y MDMA en la UE tiene un valor de unos 1.000 millones de euros anuales (un 5% del total). Unos 1,7 millones de europeos probaron las anfetaminas o las metanfetaminas el año pasado, mientras que 2,6 millones consumieron MDMA.

La producción de estas sustancias tiene lugar a veces a «escala industrial» dentro de la UE, tanto para consumo doméstico como para exportaciones. Los nuevos métodos de producción, además, añaden pureza y rebajan el precio de unas drogas cuyo mercado está controlado por el crimen organizado.

EU Drug Markets Report 2019
EMCDDA, Europol, Lisbon, November 2019

Nota: artículo original publicado en infosalus.com