El gobierno de Malasia estudia la posibilidad de llevar a los drogadictos del país a una isla, donde se les suministraría droga de forma gratuita.

“El suministro gratuito de drogas a los adictos es una medida que se tiene que estudiar detenidamente. La propuesta será enviada al Ministerio de Salud para su aprobación”, dijo el secretario del del Ministerio de Asuntos Internos, Datuk Wira Abu Seman Yusop, quien aclaró que por el momento no se plantea retirar la pena de muerte para los traficantes de estupefacientes.

La ley de drogas en Malasia es bastante peculiar, pues define como traficante a toda persona que esté en posesión de al menos 15 gramos de heroína, un kilo de opio o 200 gramos de cannabis. Lo que es mucho decir.