Casi la mitad de los jóvenes gallegos reconocen tener malos hábitos de vida que repercuten en su salud, aunque también mayoritariamente (un 81,7%) dicen tener buena salud, según el estudio de necesidades de información en materia de salud de la población juvenil gallega elaborado por la Universidad de Santiago dentro de un convenio de colaboración con las consellerías de Sanidade y Familia.

De acuerdo con el análisis, los jóvenes gallegos entre 18 y 30 años consideran como hábitos no saludables el sendentarismo, el tabaco, la mala alimentación y las bebidas alcohólicas. Precisamente, estos malos hábitos están entre las preocupaciones de la población juvenil vinculadas a la salud. En cuanto al consumo de alcohol, el estudio concluye que 130.000 jóvenes beben alcohol en el fin de semana de una manera claramente excesiva, según los autores del estudio. El 22 % de los jóvenes toman seis ó más copas en una salida de fin de semana y el 14% incluso consume cinco o más en un día normal de movida. La conducción bajo los efectos del alcohol es otra conducta habitual, según reconoce la población consultada. Más de la mitad de los jóvenes (68,3%) reconocen haber conducido entre una y más de cuatro veces en el último año después de haber consumido alcohol.

De acuerdo con el estudio, coordinado por el profesor Psicología, Jesús Varela Mallou, para uno de cada diez jóvenes conducir después de consumir mucho alcohol es una práctica relativamente frecuente.

Drogas

En cuanto a las drogas, el 55,3% de la población juvenil probó en alguna ocasión el cannabis o la marihuana; el 13 %, cocaína; y el 10%, éxtasis. Por lo que se refiere al consumo habitual, el 16% de los jóvenes entre 18 y 30 años toman cannabis; el 3,22 %, cocaína; y 1,32% éxtasis. Varela apunta en sus conclusiones que la población juvenil consumidora de cannabis asciende a 80.000 individuos, dato que viene a coincidir con los últimos informes elaborados por el Observatorio Español sobre Drogas y por el Plan de Galicia sobre Drogas.

La mala alimentación aparece también como una preocupación juvenil y como uno de los malos hábitos que perjudica a su salud. Algo más del 15% de los jóvenes gallegos siguieron dietas en el último año por motivos de imagen y sólo el 7% lo hizo por razones médicas. Se destaca especialmente en el estudio el hecho de que el 72% de las mujeres de entre 26 y 30 años siguen dietas.

En relación con el consumo de tabaco, aproximadamente uno de cada tres jóvenes fuman de forma habitual. Ésto se traduce en que más de 150.000 fumadores tienen entre 18 y 30 años, de los que el 90% intentó dejar de fumar sin recurrir a ningún tipo de ayuda.