Propuestas que han sido consensuadas por las más de 40 entidades que integran este movimiento, impulsado en 2017 por la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD), y que han dirigido a productores, familias, administraciones públicas, sistema sanitario, fuerzas de seguridad, educadores, medios de comunicación, sector del ocio e instituciones de prevención y tratamiento del consumo de drogas.

Y es que los datos son “absolutamente brutales”, en palabras del vicepresidente de la FAD, José Ignacio Calderón: siete de cada diez adolescentes de entre 14 y 18 años ha bebido en el último mes, el 30 % hasta emborracharse, y el consumo compulsivo hasta los 16 años se ha disparado del 14 % al 37 %.

Unas cifras que sitúan al alcohol como la sustancia preferida por los jóvenes, según la encuesta Estudes del Plan Nacional Sobre Drogas 2014-2015.

Seguir leyendo en noticiasdegipuzkoa.com