Un medicamento usado contra la adicción al opio combinado con sesiones de psicoterapia puede reducir la dependencia al alcohol, indicó última edición de la revista Journal of the American Medical Association (JAMA).

El naltrexone es un bloqueador opiáceo que controla las necesidades del drogadicto, pero administrada en inyección una vez al mes contribuye a disminuir el consumo de alcohol, según científicos de la Universidad de Pensilvania.

Los investigadores ensayaron el tratamiento combinado de inyección de naltrexone y psicoterapia en 627 alcohólicos en 24 hospitales universitarios.

El estudio mostró que las personas acostumbradas a tomar cantidades abundantes de bebidas alcohólicas, redujeron de forma significativa su consumo.

Helen Pettinati, directora del estudio escribió que el alcoholismo es una epidemia que acaba con muchas vidas y “a medida que aprendemos más sobre cómo el cerebro es afectado por esa sustancia, descubrimos la mejor manera de brindar tratamientos”.

El alcoholismo es la cuarta causa de incapacidad física y mental en el mundo, según datos estadísticos de la Organización Mundial de la Salud.

La adicción al alcohol en Estados Unidos causa 100 mil muertes evitables cada año, refiere la investigación.