En el año 2019 se suspendió en la ciudad la apertura de nuevos establecimientos de juegos de azar, salones de juegos, bingos y casinos con el fin de trabajar la normativa que ahora se ha definido, que fija las condiciones que debe cumplir cualquier persona interesada en abrir un nuevo local de este tipo.

Para poder abrir, los locales de juego y apuestas o similares tendrán que mantenerse lejos de los equipamientos de usos protegidos. Así, la normativa establece que deberán tener una distancia mínima de 800 metros con respecto a cualquier centro educativo y de 450 metros con respecto a otros equipamientos como bibliotecas, centros de servicios sociales, centros cívicos, casales de jóvenes y de barrio, centros del Servei d’Ocupació de Catalunya (SOC) o centros de salud.

Seguir leyendo>>