La Consejería de Sanidad se ha puesto en alerta por una campaña de promoción de la marca de cigarrillos Reynolds. El pasado sábado, azafatas con distintivos de esta tabaquera entregaron supuestamente cajetillas a varios menores de edad en la curva de Lo Pagán.

Según el testimonio de unos adolescentes con los que La Verdad ha hablado, se trata de un grupo de azafatas que, vestidas con indumentaria de la marca de cigarrillos, permanecieron hasta las 2:00 de la madrugada en esta zona de marcha, frecuentada por gente joven. La promoción consistía en entregar una cajetilla de esta marca americana, a cambio de otra con dos cigarrillos de cualquier otra etiqueta.

Según estos testimonios, el grupo disponía de un coche con carteles y publicidad de Reynolds, que estaba situado junto a la parada de taxis de la Curva. Hasta allí, los chicos acudían -muchos guiados por el boca a boca-, y allí mismo se realizaba el intercambio. En el maletero del coche es donde las azafatas guardaban los cartones de tabaco. También, según los testigos, éstas se acercaron a las terrazas de los pubes, entregando el tabaco sin pedir el carné de identidad.

Estos hechos, según técnicos de la Dirección General de Salud de la Comunidad, vulnerarían la Ley 6/1997 de 22 de octubre sobre Drogas, para la prevención, asistencia e integración social de la Región de Murcia. Y más concretamente, el artículo 17 de la citada norma, que precisa que «quedan prohibidos en todo el territorio de la Comunidad Autónoma de Murcia, la venta y el suministro, gratuitos o no, por cualquier medio, de tabaco y que inciten al hábito de fumar a los menores de dieciocho años». A esta circunstancia se añadiría el incumplimiento de la exigencia de distribuir el tabaco en un lugar autorizado.

Las mismas fuentes de Sanidad, afirman que los hechos ocurridos en la Lo Pagán puede constituir una infracción muy grave, que conllevaría, de quedar probados, la imposición de multas a la empresa de cigarrillos. Éstas podrían oscilar entre los 12.000 y 60.000 euros -2 y 10 millones de pesetas- por cada entrega de cajetillas a un menor.

Para tratar de impedir que estos hechos puedan repetirse, la Dirección General de Salud, en colaboración con las policías municipales de la costa y la Guardia Civil, pretende llevar a cabo, a partir de este fin de semana, inspecciones intensivas en estas zonas de marcha.